Ciudad, Información General

Comentario sobre la nota “Disparen contra Silo” publicada en “Miradas al Sur”

En Mar del Plata, la cúpula de la CNU, esta prácticamente procesada en su totalidad por delitos de lesa humanidad. Son los responsables materiales e ideológicos del asesinato político de la estudiante de Arquitectura Silvia Filler al atacar un asamblea estudiantil y matarla a mansalva. Las escalada de violencia y asesinatos iniciada por los integrantes de la CNU aun la estamos sufriendo.
El máximo referente de esa banda parapolicial, hoy esperando su extradición en Colombia, Gustavo Demarchi, tiene su caballo de Troya bajo el ala del compañero Mariotto, empleándolo jerárquicamente como secretario de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires.

La moral justicialista la tenemos tan devaluada que cualquier especulación electoralista habilita los silencios cómplices y el sustraerse al deber militante de criticar a quien sea, y mas aun si el compañero se llama Mariotto.

Se trata del abogado Diego Garciarena, tránsfuga de la Franja Morada, quien en 1999, cuando el calorcito sulfuroso del poder lo fogoneaba la derecha peronista bonaerense, se asocio con Demarchi para litigar contra el decano de la facultad de Derecho de la UNMP y así continuo copatrocinando con aquel la defensa legal de José Luis Jacobo el principal hostigador mediático contra el los jueces del TOF que condujeron los juicios por la Verdad. Y no fue un romance de ocasión. Hasta 2008 o sea durante 10 años la Mesa Virtual del departamento Judicial de Mar del Plata acredita la sociedad Garciarena Demarchi. El compañero Eduardo Romanín también fue victima judicial de Garciarena, a quien previo a entrar como ganapán de Mariotto, supo brillar en la mesa chica del Cobismo marplatense.

Agustín Arias
Agrupación Julio Troxler

NOTA: http://sur.infonews.com/notas/disparen-contra-silo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*