Ciudad, Policiales

Cocaína en Barcelona: la conexión Mar del Plata

En el 6° piso de Sarmiento 2345, Mar del Plata, vivía Gualco

“Los enigmáticos viajes de los Juliá a Mar del Plata”, es el título de la nota que lleva la firma de Gabriel Di Nicola, que publicó en tapa el diario La Nación en su edición de hoy, en la cual hace un desarrollo de cómo opera esta organización y su vínculo con Mar del Plata, con la utilización del aeropuerto Brigadier De La Colina, como base de vuelos de los aviones, que están bajo la lupa de los investigadores.

Dice el artículo de Di Nicola:

“La clave está en Mar del Plata, donde vivía, hasta que quedó detenido acusado de narcotráfico, Daniel Monroy. En el aeropuerto de esa ciudad de la costa atlántica aterrizaron varias veces aviones de la empresa de los hermanos Juliá, detenidos en España acusados del contrabando de 940 kilos de cocaína. La Justicia investigará ahora los vuelos de esos jets privados y su presunta relación con una organización de narcotraficantes mexicanos que operó en la Argentina hasta enero del año pasado.

Monroy es el tío de Nicolás Gualco, un modelo argentino, pareja de la ex reina del Café de Colombia Angie Sanclemente Valencia. Los tres están procesados acusados de contrabando agravado de estupefacientes. La causa está elevada a juicio oral y público.

Monroy (de 46 años, alias “El Ñato, dueño de una agencia de seguridad y de una escuela de artes marciales) y su sobrino fueron detenidos en Mar del Plata en enero del año pasado por orden del juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky. En los allanamientos que hizo la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en la costa atlántica se secuestraron computadoras que resultaron ser la punta que unió a la organización narcocriminal y a los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá.

“En los análisis de la documentación guardada en las computadoras secuestradas aparecieron nombres vinculados a la organización narcocriminal, que se comprobó que eran pasajeros de Medical Jet, la empresa de vuelos sanitarios de los hermanos Juliá”, afirmó a La Nación una fuente judicial.

En un vuelo que hizo a Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, un jet privado de los hermanos Juliá viajaron un ciudadano argentino y uno colombiano, identificado por fuentes de la causa como Wilson Díaz Vélez.

“El ciudadano argentino sería la pareja de la presunta proveedora de droga de la organización integrada por Monroy, Gualco y Sanclemente Valencia, entre otros. El ciudadano colombiano figuraba entre los contactos de Monroy, que tiene fuertes vínculos con fuerzas de seguridad”, afirmó a La Nacion un investigador de la causa a cargo del juez Aguinsky.

Cabo Verde

Los hermanos Juliá, hijos del fallecido brigadier general José Juliá, jefe de la Fuerza Aérea durante la presidencia de Carlos Menem, y el piloto Gastón Miret, hijo del brigadier mayor José Miret, que fue secretario de Planeamiento de la Presidencia durante la última dictadura, están presos desde el domingo pasado, cuando en el avión que tripulaban y que aterrizaron en el aeropuerto El Prat, de Barcelona, se descubrieron 940 kg de cocaína.

La aeronave, un jet ejecutivo Bombardier Challenger 604, es propiedad de la firma Medical Jet, dedicada a hacer vuelos sanitarios y presidida por Gustavo Juliá.

Según fuentes oficiales argentinas, el vuelo salió desde el aeropuerto internacional de Ezeiza el 1° de este mes.

La sospecha principal es que la droga fue cargada en la aeronave en Cabo Verde, en una escala previa al arribo a Barcelona.

Desde que estalló el escándalo en España se puso el foco en los vuelos y en los contactos de los hermanos Juliá. La Policía de Seguridad Aeroportuaria descubrió entre los pasajeros de Medical Jet a los contactos de Monroy, informaron fuentes con acceso al expediente.

A la organización se le secuestraron 55 kg de cocaína. Según la elevación a juicio firmada en diciembre pasado por el juez Aguinsky, es la que estaba integrada por Monroy, Gualco, Sanclemente Valencia, el ciudadano venezolano Gustavo Adolfo Páez Arnesen, Micaela Sansalone y María N. y Ariel L., que declararon en la causa como arrepentidos.

El juez Aguinsky y la División Narcotráfico y Delitos Complejos de la PSA buscan determinar el origen de la droga secuestrada y detener al proveedor de la banda.

El destino de los 55 kg de cocaína secuestrados el 13 de diciembre de 2009 en el aeropuerto internacional de Ezeiza tenían como destino final Cancún, en México, donde operaba la organización,

En junio pasado, el juez Aguinsky ordenó la captura nacional e internacional del ciudadano mexicano Fermín Pérez Moreno, que había estado en la Argentina a fines de 2009 y tenía relación con Sanclemente Valencia y con Gualco, dijeron a La Nacion fuentes judiciales.

“Personajes oscuros”

“La clave está en Mar del Plata, en la relación de Monroy y personajes oscuros”, sostuvo una fuente con acceso al expediente. Y agregó que se harán entrecruzamientos de llamadas para saber si hay comunicaciones entre los sospechosos y los hermanos Juliá.

En una de sus declaraciones indagatorias, Gualco le echó la culpa de todo a su tío. “[Monroy] es el culpable de todo. Era el jefe de todo y Angie [por Sanclemente Valencia]. no tiene nada que ver. Mi tío siempre tuvo problemas legales, siempre fue muy mafioso”, sostuvo el modelo argentino ante el juez Aguinsky después de haber sido detenido.

El 5 de enero del año pasado, antes de ser detenido en el país, “El Ñato” Monroy se encontró en una confitería de Mar del Plata con un hombre de origen extranjero. Los investigadores se preguntan si esa persona era Wilson Díaz Vélez.

Sanclemente Valencia siempre negó haberse comunicado con Monroy. Pero según consta en el expediente a cargo del juez Aguinsky, pocas horas después de que la PSA secuestrara los 55 kg de cocaína en Ezeiza, una voz femenina que se identificó como “Diamante” llamó al tío de Gualco por medio del programa de Internet Skype y le dijo: “Qué pena molestarte, pero será que tú puedes llamar urgente a Fermín, porque no sabes lo enojados que están estas personas. Superenojados”.

Según Aguinsky y también en opinión de su colega Rafael Caputo, que durante un tiempo estuvo a cargo de la causa, “Diamante” era Sanclemente Valencia y Fermín es el ciudadano mexicano que está prófugo desde junio pasado.

Una sorpresa tras otra

“Fermín” sería un máximo colaborador del jefe de la organización y, según se sospecha, vive en México, más precisamente en la ciudad de Cancún, el destino final de los 55 kg de cocaína secuestrados en el aeropuerto internacional de Ezeiza.

La causa, que comenzó con la detención de una joven argentina de 21 años que intentó despachar dos valijas con 55 kg de cocaína, no deja de deparar sorpresas: primero fue la vinculación de una modelo colombiana, ex Reina del Café en su tierra natal. Y ahora suma conexiones con pilotos argentinos detenidos en España con casi una tonelada de estupefacientes.

Protagonistas

Daniel Monroy
Preso, a la espera del juicio

Conocido por el alias de “El Ñato”. Está detenido desde enero del año pasado acusado de contrabando agravado de estupefacientes.

Nicolas Gualco
Detenido, a la espera del juicio

Es el novio de la modelo colombiana Angie Sanclemente Valencia. Está acusado de contrabando agravado de estupefacientes.

Gustavo Julia
Preso en Barcelona

Es el dueño del avión que arribó el domingo pasado al aeropuerto El Prat con un cargamento de 940 kilos de cocaína.

Eduardo Julia
Preso en Barcelona

Es piloto de aviones. Habría sido una de las personas que comandó el avión donde se escondían los 940 kg de cocaína.

Un comentario

  1. Uy, que no se corte el flujo de dinero para lavar, que se paraliza la construcción en la ciudad!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*