Política

Ciano asistió a la presentación del Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires

La disertación se realizó en la Delegación local, ubicada en 25 de Mayo 3022. Ciano destacó la política de apertura impulsada por el Dr. Bonicatto. Consideró que “la violencia de género es un tema que tiene más visibilidad en la comunidad a partir del trabajo conjunto de los organismos de Estado y las ONGs”.

El Presidente del Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon, Ariel Ciano, concurrió hoy a la presentación del Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Dr. Carlos Bonicatto, que se llevó a cabo en la sede de la Delegación Mar del Plata de este organismo, que funciona en 25 de Mayo 3022, entre La Rioja y Catamarca.

En la ocasión, acompañado, además, por el Dr. Fabián Fernández Garello, fiscal general del Departamento Judicial Mar del Plata; y Marcelo Honores, secretario general de la Defensoría del Pueblo de la Provincia, Ciano agradeció la invitación y razonó: “Es importante que se descentralice la Defensoría, con delegaciones en el interior, y encuentros como éste, donde hay un auditorio diversificado, con empleados municipales, funcionarios judiciales y demás invitados. Entiendo, desde mi óptica, que la violencia de género es una problemática que está más visibilizada a partir de la activa participación de las instituciones y ONGs y del trabajo en red de los organismos de Estado”.

A su entender, “la visita del Dr. Bonicatto, que es el primer Defensor del Pueblo de la Provincia, es parte de una política activa. Es preferible –remarcó- salir y recorrer la calle a estar detrás de un escritorio. De esta manera se alcanzan soluciones para los problemas prevalentes y, aunque se encuentran nuevos temas que atender, se está siempre más cerca de lo que la gente requiere”.

Ciano también recordó que la República Argentina fue pionera en la aprobación de leyes dedicadas a las cuestiones de género. “En 2013 se cumplirán cien años de la promulgación de la conocida Ley Palacios –contra la explotación sexual-. Y por ello siempre es trascendente organizar disertaciones sobre este tema, que nos ocupa y preocupa a todos, en el Concejo Deliberante y en el Departamento Ejecutivo, donde hay una Dirección de la Mujer, y grupos de trabajo dedicados específicamente a esta cuestión”.

Por su parte, Bonicatto agradeció la presencia de las autoridades municipales invitadas y de los representantes de organismos y ONGs dedicadas a la atención de víctimas de violencia de género. “Estamos trabajando en red para afrontar los problemas que tiene la gente porque sabemos que es la manera más eficiente de hacerlo. Por eso estamos contentos de venir a Mar del Plata y que ustedes se hayan acercado a la sede de la Defensoría”, señaló.

El Defensor del Pueblo es una institución incorporada en la Constitución de la provincia de Buenos Aires (artículo 55) a partir de la reforma de 1994. Es un organismo de carácter constitucional, unipersonal, autónomo e independiente que garantiza el ejercicio de los derechos fundamentales de los habitantes de la Provincia, incluyendo los de carácter cívico, político, social, económico y cultural. También garantiza que las instituciones y los funcionarios del Gobierno cumplan con sus deberes y respeten la Constitución y las leyes vigentes; supervisa que las empresas de servicios públicos y privados brinden los servicios de manera adecuada a toda la comunidad y atiende las inquietudes de las personas que se sientan afectadas por: ejercicio ilegítimo, defectuoso, irregular, abusivo, arbitrario o negligente, falta de respuesta a reclamos efectuados, mala prestación, atención o trato, insuficiencia de información, ineficacia de servicios.

Es nombrado por la Legislatura con el voto de las dos terceras partes de los miembros de cada Cámara y permanece en el cargo cinco años, pudiendo ser designado por un segundo período.

Su función radica en la defensa de los derechos individuales y colectivos de los habitantes de la Provincia de Buenos Aires.

Propende –además- a la defensa integral de las libertades y derechos fundamentales, incluyendo a los de carácter cívico, económico, social, cultural, como así también a los llamados de tercera generación.

Ejerce la magistratura de opinión y persuasión sobre la Administración, no a través de la confrontación sino de la colaboración crítica.

El Defensor puede iniciar y proseguir de oficio o a petición del interesado cualquier investigación, en todos aquellos casos originados por un actuar ilegítimo, defectuoso, irregular, abusivo, arbitrario o negligente de sus funciones, de cualquier repartición de la Administración Pública, fuerzas de seguridad, entes descentralizados o empresas del Estado. Supervisa a las empresas prestadoras de servicios públicos, aún las privatizadas.

El Defensor del Pueblo obedece a un perfeccionamiento en los medios de protección y promoción de los derechos humanos; es una institución republicana que fortalece la calidad del sistema democrático. El Defensor del Pueblo modela una clara y concreta misión: forja una tradición de justicia y de comprensión que tienden al respeto de la dignidad de la persona, garantizando sus derechos y defendiendo la democracia. Es un organismo de garantía, que promueve la democracia y trabaja para que el Estado responda por los derechos y garantías de los habitantes del territorio provincial

Los comentarios están cerrados.