Política

Cayó narco más buscado; declaró que el vehículo que conducía se lo había dado un “ex candidato a intendente de Mar del Plata”

53cbd4315bcorrea

Gustavo Collado Correa, un uruguayo de 46 años, era el narco más buscado del país hasta que lo detuvo la policía en Coronel Bogado, a solo 50 metros de Rosario.  El “charrua” piloteaba una camioneta marca Toyota Hilux cuando fue interceptado por uniformados en un bar.

La aprehensión del sujeto alertó a los funcionarios marplatenses ya que en su declaración además de nombrar al senador Mario Ishii, haciéndose pasar por su asesor, también afirmó que la camioneta en la que se trasladaba estaba a nombre de una mujer con domicilio en Quilmes y se la había dado un ex candidato a intendente de Mar del Plata para que la vendiera.

La detención del delincuente más su declaración generó cierto revuelo en una feliz politizada en estos tiempos y con varias preguntas por develar a futuro. ¿A quién salpicará Collado Correa con sus declaraciones? Solo resta esperar y lo sabremos…

“Soy asesor de un senador”, respondió a secas. Y le mostró a los policías de Coronel Bogado, un pueblo situado a 50 kilómetros del sur de Rosario, una credencial con su fotografía firmada por el legislador bonaerense Mario Ishii, presidente del bloque PJ-Néstor Kirchner, que estaba a nombre de Marcos Herrera.

El uruguayo de 46 años que llevaba ese carnet era, en realidad, Gustavo Collado Correa, uno de los narcos más buscados del país, luego de que su socio Claudio Andrada, conocido por sus alias de “Gallo” o “Piturro”, fue detenido en octubre pasado en Frías, Santiago del Estero. A la banda presuntamente liderada por “Gallo” Andrada le interceptaron, en Córdoba, un cargamento de 583 kilos de cocaína que provenía de Bolivia.

El hombre que intentaba convencer a los policías de que era asesor ad honórem de Ishii era -según el expediente que instruyó la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado- el encargado de negociar con los proveedores bolivianos de Yacuiba la compra de los cargamentos de droga que llegaban a suelo argentino en avionetas, que terminaban en campos en Salta, en la frontera con Bolivia, y luego eran transportados hacia un galpón en la avenida Illia al 9200 en José C. Paz, distrito bonaerense gobernado por Ishii durante 14 años y donde estaba el centro operativo de la banda.

Según el expediente, en el galpón de José C. Paz se “estiraba” y se fraccionaba la droga para ser distribuida en distintos puntos de la provincia de Buenos Aires. En la resolución en la que se procesó a Andrada, líder del grupo y socio de Collado Correa, se menciona un informe de inteligencia de Gendarmería Nacional, que señala que la banda “está ligada al poder político” y que funcionaba con “protección política y policial”.

Collado Correa fue detenido por una mezcla de casualidad y torpeza. Hacía unos días le habían dado una camioneta Toyota Hilux para vender. Según les contó a los policías de Coronel Bogado, decidió viajar a Santiago del Estero en ese vehículo y antes hacer una parada en Coronel Bogado, donde vive un viejo amigo que lo había invitado a comer un asado.

La dueña de la camioneta hizo una denuncia en una comisaría de la Policía Comunal de General Belgrano, en la provincia de Buenos Aires, y se abrió una causa en el Juzgado Nº 3 de Dolores. La camioneta tenía un sistema de rastreo satelital y fue ubicada en Coronel Bogado. Por eso desde General Belgrano se comunicaron con la subcomisaría Nº 10 para solicitarle que ubicara el vehículo patente INR 929.

Poco después de las 18, los policías salieron a dar unas vueltas por el pueblo en busca del rodado. Lo divisaron estacionado frente a un bar y entraron al local en busca del sospechoso. A la hora del partido Holanda-Brasil, por el tercer puesto del Mundial 2014, el bar estaba repleto y soló una persona que estaba acodada en la barra era forastero.

Los policías preguntaron a quién pertenecía la camioneta y el hombre de la barra dijo que era suya. Los policías requisaron el vehículo y lo llevaron a la comisaría. Allí, el detenido exhibió una credencial que decía que era “asesor distrital ad honórem del senador provincial Mario Ishii”.

“Esto es una pavada y me tienen que dejar ir”, dijo a los uniformados, que estaban desconcertados por la situación. Los policías llamaron al juzgado de Dolores para informar que habían encontrado la camioneta y que tenían detenida a la persona que la conducía.

En Dolores ordenaron que se incautara la Toyota y que tras tomarle los datos a Herrera lo liberaran. La camioneta estaba a nombre de una mujer con domicilio en Quilmes, y -según contó el detenido- se la había dado un ex candidato a intendente de Mar del Plata para que la vendiera.

Para terminar el trámite, según explicó a LA NACION el comisario Claudio Kleiman, se debía verificar el domicilio de Herrera, quien dio tres lugares de residencia falsos. “Soy asesor del senador Mario Ishii y sólo fue un malentendido lo de la camioneta”, repitió varias veces. Pero los policías no querían dejarlo ir porque les daba cierta bronca que les mintiera en la cara.

Al filo de la medianoche, Herrera dijo que debían liberarlo porque “creía” que tenía problemas con la justicia federal. Insinuó hacer una oferta de dinero a los policías y terminó por admitir que no tenía un domicilio fijo y que su nombre verdadero era Collado Correa. Los policías confirmaron que tenía pedido de captura a las 5.30 de la madrugada.

Hasta ese momento nadie sabía que ese hombre que portaba una credencial de asesor de un senador estaba prófugo desde octubre pasado y que era uno de los principales socios de “Piturro” Andrada.

Según la investigación de la justicia federal, el uruguayo era uno de los eslabones más importantes de la banda, porque se encargaba de negociar con los proveedores bolivianos los vuelos en avioneta hasta Las Lajitas, Salta. Desde allí las cargas eran transportadas hasta Frías, Santiago del Estero, donde viven los padres de Andrada. La cocaína de máxima pureza era luego trasladada por ruta hasta el galpón de José C. Paz, que según la Justicia, era manejado por “Claudito”, el hijo de Andrada.

Allí, el grupo tenía un laboratorio para estirar la cocaína que se volvía a empaquetar para ser distribuida en los canales de narcomenudeo.

La actividad de la banda quedó al descubierto luego de que Gendarmería Nacional interviniera los teléfonos de los principales integrantes y realizara un seguimiento de los supuestos narcos, cuyo líder vivía en una casa lujosa en Martínez.

Collado Correa fue trasladado el martes por dos policías de Coronel Bogado hasta los tribunales de San Isidro, donde quedó detenido y va a camino al juicio, como solicitó sobre sus presuntos cómplices el fiscal federal Fernando Domínguez.

La Nación – mdphoy

2 Comentarios

  1. Que candidato? Demarchi, Katz, Benedetti, Bronzini, Julio Sanguinetti,Rubén Junco, Mario Roberto Russak, Garivoto, Adrián Freijo, Aprile por nombrar alguno de ls que recuerdo desde el 83. el titulo de la nota es para vender humo.Den el nombre si no n pongan ese titulo, no sean cagones.

  2. ¿Y vos pensás Marcelo que soy cagón porque no doy el nombre? No lo hago porque no lo tengo, se ve que no recorrés nuestra web para nada. Gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*