Jorge Elias Gomez, Opinión

Caso “Hiena Barrios”: una tragedia que pudo evitarse

Rodrigo Barrios se comió insultos y también pudo haber sido linchado. Es muy posible que el dopaje de alcohol, en el momento del impacto,  en sangre estuviera en los 0,6, un 30 % más que el máximo permitido para no ser punible, 0,45.

Pero hay que entrar en otro tipo de análisis, para no quedarnos en la superficialidad. La “Hiena” Barrios es también una víctima y seguramente el próximo sábado, recupere su libertad. Así lo establece la ley y como tal debe aceptarse. Al caso lo rodea la pérdida de una vida de una joven de 20 años embarazada de 6 meses, que ya le había dado vida a Ludmila, (así se hubiera llamado la nena que llevaba en su vientre) todo muy triste y doloroso.

En el medio está la “Hiena”, el apodo lo hizo más despiadado, más asesino, por si le hiciera falta a una sociedad que mediáticamente absuelve y condena. La “Hiena”, chocó, provocó una muerte, muy posiblemente iba alcoholizado, escapó, volvió a chocar y volvió a escapar. La justicia no tendrá la venda sobre sus ojos, ya que la política estará atenta a cómo se debe aplicar el máximo rigor de la ley, en enero en la ciudad de Mar del Plata, convertida en la capital de los argentinos. Deberá pagar por lo que hizo y cumplir, como cualquier ciudadano, con lo que los jueces impongan.

Pero caben otras reflexiones. El hecho ocurrió a cinco cuadras de la sede central del Departamento de Inspección de Tránsito. Barrios chocó, provocó una muerte y abandonó el lugar, recorriendo en contramano tres cuadras por la calle Catamarca. Salió del casco céntrico protagonizó otro choque, del cual también huyó. Se presentó voluntariamente,  6 horas más tarde cuando su abogado lo acompañó, en ese lapso se “diluyó” el efecto del alcohol, que presumiblemente consumió.

Pero se debe volver al cuerpo de Inspección de Tránsito, esta fatalidad tiene que ver con su inoperancia y con la desidia que reina en esa dependencia, convertida en un antro de corrupción, al que nadie le mete mano, por temores políticos y sindicales. Es un enclave de lo peor de la función pública. Sin elementos, sin equipamiento, sin capacitación y liderado por facciones que se disputan la “plástica”, el pasaporte a una multa por la cual no se emite boleta sino que se cobra en negro, o para decirlo más vulgarmente se recibe una coima.

Todo lo demás que se diga es parte del cinismo y la hipocresía. Los controles de alcoholemia, de velocidad máxima y violación de luz roja, son para la “gilada” para los números de la cadena oficial informativa y los títulos de los diarios de los lunes, que dicen tantos operativos, tantos positivos, tantos secuestros etc. etc.

Sólo se controla una ínfima cantidad de conductores, en función del parque que circula, todo es un circo montado para multiplicar a través de los medios de difusión los operativos, que NUNCAconducirán a resolver la cuestión de fondo. En Tránsito hay una mafia, que ha dominado desde hace más de una década al poder político, al cual mantiene de rehén, a través de la complicidad del Sindicato de Trabajadores Municipales.  Hubo secretarios de Gobierno, de administraciones anteriores, que habían planteado su eliminación lisa y llana, ya que se considera irrecuperable como servicio, para la sociedad marplatense.

Hoy la “Hiena” es un protagonista de esta historia, con todas las responsabilidades que le caben y debe pagar. A esa pobre familia destruida, por venir a pasar tres días de vacaciones a nuestra ciudad, sólo tenemos disculpas para ofrecerles y sino que otra cosa le podemos brindar, observando cómo funciona el tránsito de Mar del Plata. Es una ruleta rusa no se sabe a quién le toca. Como también es una falacia el número de muertos y heridos por accidentes de tránsito. No existe mayor cantidad, debido a que el aumento del parque automotor, no permite desarrollar mayor velocidad por la saturación de rodados en las calles.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

5 Comentarios

  1. En la misma linea de lo escrito por Jorge Gomez, habria que decir que lo de Barrios es un caso que podria repetirse cuando un conductor lo hace bajo el consumo de alcohol o de otra substancia. Hay que aceptar que mas alla de la infraccion es un enfermo. Con respecto al transito lo que se busca es “recaudar” y no concientizar a los conductores. Los que transitamos a diario las calles de esta ciudad vemos muchas infracciones: manejar hablando por telefono, estacionar en doble fila, doblar en U en avenida (Juan B.Justo), violar semaforo en rojo. Mas alla de la corrupcion lo que impera es la impunidad. No hay que labrar tantas infracciones para recaudar, sino “controlar” para educar al conductor, señalar las faltas y dar el ejemplo civico del que carecemos.

  2. Pingback: Cada loco con su blog, no? » Blog Archive » Hienas

  3. humildemente desde mi punto de vista es que en estos casos de gente famosa que comete delitos, la sociedad simplemente critica a dichos persobnajes pero nadie se pone a pensar que hace la sociedad para que una persona que ha triunfado en algun deporte o actividad relativa, sienta que es intocable y hasta inmune a cualquier cosa que le suceda en su vida, en 1988 paso lo de carlos monzon (mas conocido obviamente que barrios) pero desde ese verano del 88 no se aprendio nada y estamos en el mismo lugar, tanto la sociedad, la policia, la tv, las radios, los periodicos y todos aquellos que tendrian que poner el esfuerzo para modificar estas cuestiones, cuestiones que se solucionan con educacion, seccion que ha bajado mucho en nuestro pais.
    solo educando bien se llega a una sociedad mejor.
    folgar daniel

  4. Quien te paga a vos jorge?? alveolite????

  5. o te secuestraron el auto muchas veces???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*