Opinión, Portada

Carta abierta al Director Ejecutivo de ANSES

Luego de haberle explicitado que no se ganarían el respeto ni la autoridad de los y las trabajadoras solo por que se mostraran como los dueños de la ANSES y nosotros sus súbditos y con nuestros salarios entonces ustedes hacían lo que quisieran.

Luego ya de un tiempo prudencial, le comunicamos que damos por finalizado el diálogo. Lo hacemos con la serenidad que da el tiempo transcurrido y con la firmeza de nuestras convicciones.

Está claro que esta maniobra, orquestada por usted señor Diego Bossio, estuvo dirigida a perjudicar al sindicato y quebrar la voluntad de los compañeros y compañeras de organizarse en torno al mismo. Lamentablemente para usted debemos decirle que ni un sólo compañero ni una sola compañera se desafilió, al contrario algunos más se afiliaron en este tiempo. Todos percibieron la perversa y extorsiva maniobra que usted señor Diego Bossio llevó adelante, no dudando en perjudicar el bolsillo de los trabajadores para saldar su disputa personal con el sindicato. Se equivocó.

Primer Error.

Nunca Ustedes señores. Bossio y Ruete pudieron admitir que perdieron en el intento de instrumentar un adicional que castigaba al trabajador que se enfermaba, porque eso era lisa y llanamente el “presentismo”. Obligar a venir enfermo a trabajar por un par de pesos más. Imbuidos de las recetas neoliberales de los años 90 desempolvaron un proyecto que ya le había fracasado al propio Cavallo en su momento. Se ve que no son buenos lectores de la historia. Avanzaron y para ello no dudaron hasta en falsificar un acta del Ministerio de Trabajo a punto tal que luego tuvieron que retractarse de la misma. Nueva equivocación.

Segundo Error.

Consecuencia de su escasa personalidad señor Diego Bossio, su débil carácter y algo manejable, alguien le habrá sugerido que debía mostrar firmeza. Para encubrir esa inseguridad pensó que si mostraba que era el dueño, el amo y señor de todos nosotros y el que podía salvar o condenar a quien quisiera, así se ganaría el respeto, al menos por el miedo. Otra vez se equivocó.

Tercer Error.

Que los días de huelga se descuenten es una posibilidad y cuando los trabajadores y trabajadoras vamos a un paro somos concientes de ello. Lo artero y bajo de esta maniobra fue que se llevó adelante después de firmar un acta donde se daba por finalizado el conflicto. ¿Por qué entonces descontar salarios luego de haber alcanzado un acuerdo? ¿Por qué la falta de valentía de explicitar lo que se haría antes de firmar un acta? Mucha bajeza y cobardía.

Pero más repudiable y miserable aun fue el incumplimiento de la palabra empeñada respecto de terminar con el conflicto con la firma esta vez sí de un acta legítima y no trucha como la anterior en el Ministerio de Trabajo.

Para ATE la palabra tiene un valor superior, el acuerdo verbal alcanzado con Usted Sr. Ruete, el estrechar la mano y decir palabra de caballeros fue más que Suficiente, no nos hizo falta el acta posterior para dar por superado el conflicto.

Pero evidentemente ni usted señor Diego Bossio ni usted señor. Diego Ruete comulgan con estos valores. Se manejaron con la idea del vale todo creyendo que con eso sacarían alguna ventaja. Se equivocaron.

Cuarto Error.

Descontar los días de paro decíamos es factible. Pero ¿quién hace eso hoy además de Macri? usted señor. Diego Bossio. Lo paradójico es que Macri lo hace con la convicción de quien se dice un hombre de la derecha y no tiene problemas en ello. En cambio Usted lo hace contradiciendo al movimiento Nacional y Popular que representa. Los peronistas y todos quienes defendemos una idea y no un contrato o un cargo en un gobierno sabemos bien que los gorilas siguen estando agazapados y lo están adentro y afuera del movimiento nacional y popular y del gobierno. Por más que se desvivacantando la marchita, cuando levanta el brazo y la manga de la camisa se le corre, le quedan al descubierto los pelos y de ahí entendemos su desidia para con los sindicatos. Esta maniobra terminó de ponerlo al descubierto. Volvió a equivocarse.

Quinto error.

En unos días más en el país habrá elecciones. El Pueblo con total libertad decidirá. Humildemente entonces les decimos Sres. Diego Bossio y Rodrigo Ruete no se la vayan a creer y piensen que son a ustedes los que el Pueblo votará. El Pueblo seguramente votará a otras mujeres y hombres para que conduzcan nuestro país. Evidentemente su “prestigio” no les alcanzó ni para postularse como consejeros escolares en Tandil.

Se lo advertimos de buena manera para así evitarles un Sexto Error. Por último podríamos haber especulado y callado, pero no lo hicimos. Somos rebeldes, fieles a nuestra historia, tenemos convicciones y nos guían las utopías.

Germán Abdala nos sigue marcando nuestro camino, tenemos valores éticos y morales y no nos arrodillamos nunca frente al patrón. En la adversidad, ATE se hace fuerte. Sepa que la maniobra del descuento no le sirvió.

Los Compañeros y Compañeras siguen firmes.

Tal vez después del 24 de Octubre Usted Sr. Diego Bossio y Usted Sr. Rodrigo Ruete sigan ahí, pero no tenga dudas que nosotros seguiremos mucho más tiempo acá: la historia de ATE no empezó cuando nosotros llegamos ni terminará cuando nosotros nos vayamos; en cambio su proyecto personal tiene fecha de vencimiento. Y si tal vez tengan pensado seguir viviendo del Estado sepa también que ATE está en todos lados y a no dudar que ahora empieza lo mejor.

POR EL CONSEJO DIRECTIVO NACIONAL

Rubén Garrido Eduardo De Genaro

Director de Relaciones Internacionales Secretario Administrativo

CDN ATE CDN ATE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*