Ciudad, Portada

Caída en las ventas; comportamiento errático

Las mediciones se hacen sobre el mes anterior y sobre la misma época del año anterior, coincidiendo en una disminución no sólo de caja, sino de cantidad. Locales de indumentaria, gastronomía, taxistas y remises son los más afectados, mientras que también la disminución se hace sentir fuerte en las casas de materiales de construcción.

No obstante calificado vocero de una cámara comercial, indicó que se registran aperturas de nuevos locales, con nueva demanda de mano de obra, mencionándose ocho casos concretos, por ejemplo,  en mobiliario de oficina, electrodomésticos y carnicerías (aunque haya caído el 30 % anual el consumo de carne “per cápita”)

Sin embargo la sensación es que muchos comercios, que no obedecen a un estudio de mercado planificado para su radicación, han comenzado a sentir los efectos de un “parate” significativo, cuyo arrastre obliga a liquidaciones para hacer caja y poder afrontar los gastos fijos.

 “Octubre y noviembre están lejos” confió uno de los consultados, quien no descartó la existencia de un comportamiento propio a la cercanía de las elecciones, lo cual mueve un marco de incertidumbre que puede advertirse, cuando “la plaza se seca”, o que el dinero no alcanza para llegar a fin de mes. Esperan que el medio aguinaldo de junio caliente un poco el ambiente, y usan como atenuante que mayo y junio, son los meses más flojos de la ciudad, comercialmente hablando.

Las constantes medidas de fuerza  en el puerto, el dólar atrasado y la paralización de la construcción de muchos edificios,  decidida en la municipalidad, le agregan más nafta al fuego.

Los comentarios están cerrados.