Ciudad, Información General

Bruera hizo la gran Daniel Katz; ¡¡¡ que par de mentirosos !!!

“Acá estoy recorriendo los barrios desde anoche” twitteó Pablo Bruera, intendente de La Plata. Estaba en Copacabana, un barrio pero de Río de Janeiro. La magnitud de la tragedia de su ciudad, estimuló según él  a su equipo de comunicación a cometer un error, que no asume como propio. Las pruebas fueron lapidarias para Bruera, que sin embargo sigue en su cargo, a pesar de la gravedad institucional de cara a los vecinos platenses, que no paran de contar víctimas fatales. ¿Qué credibilidad puede tener Bruera de cara al futuro?

Pero el caso sirve para reflotar a un hecho bastante similar que quedara al descubierto, también por una lamentable pérdida, el inesperado fallecimiento del contador Mauricio Irigoin, en junio de 2007. Llamó la atención la ausencia en las honras fúnebres del querido “Vasco”, del intendente Daniel Katz, quien desde el exterior envió las condolencias a la familia.

Katz no estaba en la ciudad, habiendo violado la Ley Orgánica de las Municipalidades. Cuando llegó días después hizo una rueda por los medios de prensa oficialistas, diciendo que “Estaba trabajando en Brasil, buscando inversiones para la ciudad”. Pero las planillas de la Dirección de Migraciones que maneja la Policía Federal, daba cuenta de la fecha, hora de egreso e ingreso al país con sus respectivos números de vuelo con destino y procedencia de Estados Unidos.

¿Qué necesidad de mentir tuvo Katz en ese momento? Lo cierto que lo hizo públicamente a través del multimedios La Capital y los canales 10 y 8, pero además de mentirle a los marplatenses le mintió a los periodistas, sin embargo nunca se hizo cargo del asunto, y lo minimizó en el acto oficial del Día de la Bandera de ese año cuando presidió el mismo.

Katz formaba parte del proyecto K de la transversalidad, ya era un converso. Hoy sigue bajo el paraguas de los recursos con sueldo público, revistando como asesor en la Cámara de Diputados de la Nación. No en vano Pulti llegó a la intendencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*