Carta de Lectores

Brasil es Mundial, ¿Un Llamado de Atención?

Protestas-en-Brasil-por-el-Mundial-de-Futbol

Parece increíble. País futbolístico por excelencia. Sin embargo, un clima de malestar se vive de una punta  a la otra del “país tropical”, atento a una canción que así lo identifica. Pero ¿fútbol y música son suficientes? Desde hace un año se vienen haciendo masivas movilizaciones en pos de reclamar por las necesidades de un pueblo al que no les llega el bienestar, creyéndose que el futbol es lo único esperado. Y no es así. Al menos viendo lo que se gasta, en un número difícil de encontrar con exactitud, entre 12 mil y 30 mil millones de dólares, para concretar el ecuménico acontecimiento. Se responde con esto a los poderosos de la Fifa y sus exigencias desde un mundo altamente desarrollado, al menos desde ese espacio en el cual viven esos mandamás. Por menos, nada.

Luego viene la obscuridad, ausencia de sentido común y de criterio humano, tratando de esconder aquello que significa un costo inexplicable para un planeta con inconcebibles agujeros de pobreza e indigencia. Seguro que las autoridades del país vecino, en el momento de lanzarse a tal aventura, habrán evaluado como positivo darle a su población la “alegría” de este torneo, hecho en casa. Sorpresa habrá sido encontrar tanta resistencia. Pero ahí está y también preparativos para reprimir ante tanto compromiso frente al mundo.

Lo que sucede es que hay un pueblo que habla de un compromiso mayor. El de las necesidades mínimas, imprescindibles de los relegados de siempre para que realmente crezca y sea considerada una potencia, no por el número de ricos, sí por la desaparición de pobres, no por muertos, sí porque se subió a un nivel superior en la vida. Esto daría una potencia a nivel humano. Contrariamente a este deseo que tiene visos de utopía, atendiendo a la desaparición del ser humano en las decisiones, un informe internacional indica que los ricos siguen haciéndose cada vez más ricos. China e India podrían superar algún día el liderazgo mundial de Estados Unidos en cuanto a la riqueza así concentrada. ¡Vaya meta!

Pero, cuidado. Esto, de Brasil, puede ser el llamado de atención para todos aquellos países, ausentes de una auténtica justicia social a la cual se puede arribar, mucho antes de lo que se habla, si se opera con criterio, con planificación, con un real modelo humano que reparta igualdad. Donde no se mezcle la necesidad con la herejía. Es posible, en tanto y en cuanto los gobernantes muestren ser más ricos de espíritu, no más  exitosos en lo material.

Pruebas al canto para nuestra Argentina. En Mar del Plata, un nuevo museo, casi diríamos no de propiedad de los bonaerenses, propietario un gobernador que se sube a cada acción de gobierno vestido de presidente. No se consultó sobre las necesidades que veía la población. Se hizo y se utiliza con grandes costos oficiales para su campaña. Pan y circo, pero sin pan para la educación. Un gran conflicto que se apagó, pero que ahora vuelve con protestas. Mientras, para el gobierno nada quedó de la ausencia de clases durante 17 días. Scioli sabe tapar con publicidad lo que el pueblo no logra visualizar ya que algún que otro periodismo no lo quiere mostrar. La pauta lo puede todo. Pero, unos y otros deberían observar que museo cultural por sobre educación en escuelas abandonadas, no es solución. Pero hay símbolos. Si apenas se sabe leer y escribir, bien vale la figura escultural de Moria presidiendo la muestra. Una más. La salud también está en campaña. Remedios entregados por la provincia, pintados de color naranja.

La falta de pudor y transparencia. Es una constante. Cuando se pide claridad en lo que se gasta, dado que no termina con la puesta en marcha, se demora con informes a medias. Si se da un número y se esconde otro, eso es una vil mentira. Certifico tal cosa con una cuestión más doméstica y de menor medida, pero mentirosa al fin. Con nuestra Torre Tanque, declarada monumento, la Defensoría del Pueblo local, tras pedir informes en forma continua, logró luego de casi dos años hacerse de un informe que señalaba que la escalera realizada en el exterior, por sobre las normas que prohíben ningún tipo de movimiento si no hay autorización, que la misma se hizo en razón de la cultura y de que había salido sólo 16 mil pesos. Ese informe de 2011, aparecido en la defensoría a mediados del 2013, no señalaba que luego se le había ordenado a Obras Sanitarias que la recubriera de piedra, que se hiciera un ascensor que nunca se podrá concretar. Nada se informó al respecto sobre el gasto total. De un ente estatal se le esconde, se le miente a una institución oficial y fundamental para la defensa de la ciudad y sus habitantes. Además, no se puede hacer cultura destruyendo cultura y educación. Eso es de ignorantes. Lo peor es que parece que los buenos se dejan vencer por los malos. Entonces, no se es tan bueno.

Son muestras palpables de lo que tenemos. Ojalá que también se tome como una muestra viviente lo visto en Brasil. Que los heridos sirvan de algo en éste “lío” del cual quizás hablaba nuestro Francisco.

Deseo final o inicial para un rumbo mejor. Que verdaderos estadistas bien vestidos de gobernantes ocupen los lugares sin soberbias ni alcahuetes. Que anticipen lo que pueden reclamar los pueblos antes que se alce la voz y se vuelque la sangre. Caso contrario, seguirán los líos.

MIGUEL TOSCANO

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*