Básquet, Deportes

Boca festejó en Mar del Plata y sigue prendido

2_15

Pegó duro de entrada el dueño de casa. Quilmes arrancó el partido con la idea de darle la bola a los internos en cada ofensiva y por eso de la mano de Romero y Ghersetti sacó luz de 6-0 rápidamente. Luego de eso el partido se emparejó, Boca niveló las cosas pero no pudo limar el déficit que traía de arrastre, yéndose a descansar 17-11 abajo.

A partir del segundo cuarto de la noche, el equipo de Carlos Duro empezó a llevar el partido al terreno que más le convenía, para lo cual contó con un nombre propio decisivo. Es que, además de la gran defensa grupal, el aporte en ofensiva de Selem Safar hizo que Boca revierta una desventaja de 23-15 para pasar al frente por cuatro puntos de luz. No le tembló la mano al ex hombre de Peñarol, pese a los insultos de la gente de Quilmes, a la hora de lanzar de tres puntos y el visitante se fue a los vestuarios ganando 33-30 ante un duro rival.

El tercer cuarto fue extremadamente parejo. En un estadio que hervía, el dueño de casa guapeaba y gozaba del buen momento de Baxley, mientras que Boca también sacaba pecho con el aporte extranjero. Con Flowers y Battle poniéndose el equipo al hombro en ofensiva, Boca se iba al último descanso ganando por un mínimo 50-49, fiel reflejo de la gran paridad vista hasta allí.

Parecía que lo destrababa Boca en el comienzo del último cuarto. En una noche de score bajo y muy cerrado, Carlos Duro apostó a ganarlo desde la defensa, forzando errores en el dueño de casa. Siempre con Boca arriba pero por escaso márgen, un triple de Flowers fue un bálsamo que le dio luz de 62-56 a la visita.

Si hay algo que caracteriza a este Quilmes es no entregarse jamás a lo largo de un juego. Con Baxley y Vildoza como estandartes ofensivos, los marplatenses llegaron a limar a 66-65 pero un doble clave de Battle le devolvió la calma a los de Duro (68-65) de cara al cierre. No tuvo efectividad el anfitrión en los triples y Boca cocinó desde la línea de libres una victoria que vale su peso en oro.

Sigue dando señales Boca al resto de la Liga Nacional. El sábado pasado derrotó a uno de los equipos top (Regatas) en cotejo televisado que vio todo el país. Ahora, se hizo fuerte en uno de los reductos más difíciles del campeonato y bajó ni más ni menos que a un Quilmes que sueña con el cuarto puesto de la tabla. Sólido en el tercer lugar, el equipo de Duro buscará ahora seguir su racha positiva el próximo jueves en casa ante Argentino de Junín.

Fuente: Infoliga

Los comentarios están cerrados.