Política

Blanco es el PRO recargado: a quién quiera oír que oiga

Asumió con la autocrítica propia de un momento de cambio en el partido político del presidente de la Nación y de la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. Por primera vez no se escuchó ni el chamuyo ronco ni el silencio de los “máximos” responsables  que operan sin dar la cara, cuasi desde la clandestinidad. Sumando para CAMBIEMOS.

“Hay que sacarlo todo afuera” como dice la letra de la canción de Luis Ramón Igarzábal, el doctor Gustavo Blanco, sacó del ostracismo al PRO de un encierro que lo mantenía asfixiado, sin respuestas que no está a la altura de las circunstancias, impropio del momento que vive. Casi como en un acto reflejo, sacó una mano justa, cuando estaba volando la toalla. Su intento de poner la casa en orden, será su enorme desafío. Sus mensajes entrelíneas, tuvieron claros destinatarios. La difícil encrucijada que su destino político colocó en su camino, cuando ya se juega tiempo de descuento.

Armó su propia defensa y apostó fuerte, cómo fue su primera movida, según cuenta él mismo: “el congelamiento del sueldo de los funcionarios dispuesto por  el Dr. Arroyo es una clara demostración a la gobernación de lo qué hay que hacer”, aseveró a mdphoy.com el secretario de Salud Gustavo Blanco, en el marco del primer Ateneo Pro Cambiemos que se llevó a cabo en el Gran Hotel Dorá.

Se animó a definir políticas y fue por más “el año pasado planteamos  esta medida y afortunadamente el intendente ha tomado  la decisión de demostrarlo  con gestos propios  que deberían ser imitados en el Concejo Deliberante, donde cuando  renovemos la gente y dejemos de tener concejales que hace 20 años que están ocupando una banca, va a cambiar todo”.

En tal sentido recalcó que “los dirigentes estamos de paso y apuesto a que no duren 20 años, que no se renueve siempre el mismo, apostamos a gente joven y por eso nuestra socia política es Florencia Ranellucci, las listas no están cerradas y la gobernadora sabe quiénes son sus hombres y fundamentalmente sus mujeres acá”.  Y  fue más preciso “los hombres estamos ocupando otros cargos en este momento, y tenemos que continuar hasta que terminemos,  pero hay muchas mujeres interesantes y necesitamos  con urgencia ponerlas a trabajar en el Concejo Deliberante, como Florencia  para que voten inmediatamente los proyectos que uno lleva y que no se demoren como ocurrió con la aprobación del SAME, que   fue demorado tres o cuatro meses por propios y ajenos”.

Llenar de contenido la política del presidente de la Nación y la gobernadora bonaerense es una obligación “el hecho de ser el partido de la Gobernadora María Eugenia Vidal nos obliga a tener un poco más de presencia que la que venimos teniendo y a  trabajar distinto de la política del pasillo y el café”.  Agregando que en términos prácticos “apostamos a la política de gestión, a mostrar lo que se está haciendo. Gestionar significa hacer una diligencia para conseguir algo y es lo que estamos haciendo desde que llegamos, agarrar el auto e ir a dónde sea para buscar algo”.

No desaprovechó su momento para explicar que “hay mucha más deliberación y negociación por espacios y lugares de poder que gestión, eso desmerece la acción conjunta, lo vivo día a día”. No estuvo menos alerta al reflexionar sobre el día a día “si bien uno tiene que estar en el palacio municipal, porque el gabinete funciona ahí, trato de pasar todo el tiempo posible en el barrio dónde hay que ir a conocer lo que pasa o en la Secretaría (de Salud en su caso) tomando decisiones y dejar los cafés para después del trabajo”.

El espacio de la autocrítica tuvo su lugar, algo excluyente en el momento del puntapié inicial del ateneo “por problemas propios le ha costado al PRO insertarse en la política de la ciudad, hay que hacer una mirada introspectiva, tener una apertura y no enojarse porque uno piensa diferente dentro de un espacio. Tampoco hay que echar a una persona porque se saque una foto ni expulsarla de un partido o un espacio porque simplemente diga lo contrario”.

Como una condición propuso invertir las líneas de acción, que se han seguido hasta ahora en la conducción local “acá se terminaron los patrones de estancia, somos gente que estamos trabajando todo el día y tenemos que sumar, no expulsar. Si hubiéramos pensado al revés, hoy tendríamos un espacio muy grande”.

Muy llano y muy directo, también a esto a se lo conoce como tener uñas de guitarrero. El PRO se ha fortalecido, sin dudas, con este nuevo espacio que alumbró anoche, también CAMBIEMOS necesitaba esta ficha de consolidación inexistente en su estructura.

2 Comentarios

  1. Creo que es excelente la gestión en equipo que se está desarrollando en Mar del Plata (visto desde la ciudad de Córdoba), y en especial la del Dr Gustavo Blanco ya que al retornar a sus cauces de normalidad lo que está realizando en la problemática de salud, es enorme. Un pueblo sano se considera cuando no se pierde la cultura del trabajo y la educación y lamentablemente eso había desaparecido en nuestro país por el populismo. El tema salud lo englobo tanto en la educación como en el trabajo y por ese motivo al insistir el funcionario en mejorar el tema salud está logrando un superávit para toda la ciudadanía de la querida Mar del Plata.

  2. Gustavo Blanco es parte del gobierno del nefasto e incapacitado Arroyo. Asi que la debacle que sufrimos es parte de su culpa. Todos hablan como si no estuviesen en el gobierno. Admitanlo no sirven, son iguales al gobierno anterior, llenos de ñoquis y de inutiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*