Ciudad

Barrio Las Américas: vecinos incomunicados por continuos robos de cables telefónicos

Cable_telefonico_troceado_robo

Vecinos del barrio Las Américas están desesperados porque todos los meses son victimas del mismo robo: los cables de teléfono. Luego de un centenar de denuncias que quedaron encalladas en el camino, mdphoy.com decidió llevarla adelante y darla a conocer fiel a nuestra costumbre.

Parece un dato casi risueño pero los vecinos viven incomunicados aunque abonen religiosamente la factura del servicio. Los teléfonos carecen de tono durante la madrugada y tampoco cuentan con el servicio de internet aquellos propietarios de las viviendas que pagan por ese plus.

Como ocurre con asiduidad la empresa encargada de proveer las líneas telefónicas hace caso omiso al reclamo de sus clientes en dicho lugar, lo que constituye un verdadero problema sin solución hasta el momento. “Denunciamos. Lo que pasa es que tanto de la policía como de la empresa que provee el servicio no hemos recibido una contestación positiva”, aclaró María vecina del lugar.

Al parecer los facinerosos que se encargan del robo de cables utilizan ese material secuestrado para venderlo en el mercado ya que utilizan el cobre que se oculta dentro de la goma protectora. Esta modalidad no es nueva ya que durante años se viene practicando, lo que sucede es que en este último tiempo ya se hizo costumbre y es demasiado molesto para todos.

“Es vergonzoso, nadie nos contesta y la empresa no cumple con su deber. ¿Que culpa tenemos los vecinos si se roban los cables? Que se hagan cargo los responsables. Pagamos una fortuna para que funcione una vez por mes”, indicó Maira.

Los especialistas afirman que en barrios de la periferia la quema de cables es muy común. De esta manera rescatan el cobre que luego se vende por peso en las chatarrerías. Por un kilo de cobre se abona entre 45 y 60 pesos lo que hace apetecible esta práctica maliciosa.

Los atracos comenzaron hace aproximadamente tres años pero con el correr del tiempo esta particularidad se incrementó ya que una vez por semana sucede lo mismo. “Los delincuentes actúan en horas de la madrugada ya que el personal policial no realiza tareas de vigilancia por la zona”, señaló Maira una de las damnificadas.

Según fuentes consultadas es imposible que el secuestro de cables lo realice una sola persona. Por eso se estima que no sean menos de seis los malvivientes que se dedican a este tipo de robos. Al parecer uno sería el encargado de cortar los cables por tramos, mientras que los otros son los autorizados de juntar y almacenar para luego guardar en un determinado vehículo.

Un nuevo barrio de la feliz en problemas. Incomunicado y para colmo de males con la ola de inseguridad que gobierna la ciudad la situación se agrava a cada instante. Vecinos con miedo y encima incomunicados aunque paguen sus facturas.

Es hora que alguien se haga cargo y no dejen a la buena de Dios a la gente honesta que trabaja duro para pagar sus impuestos y merece como mínimo que le presten atención.

Los comentarios están cerrados.