Ciudad

Arteaga: “tiene que llegar el momento que la gente que conduzca a la ciudad sea más razonable y práctica”

0000001143

Por lo general en la vida los personajes que más se recuerdan son aquellos que nos dejaron algo. Que obraron de alguna manera para el bien de la sociedad, que nos mostraron un camino que nos dirige hacia la honestidad y al sentido común, olvidándonos aunque sea por un rato, de los incapaces de siempre.

Y un día volvió, aunque sea a través de una charla periodística con mdphoy.com Juan José Arteaga, el ex Director Municipal de Tránsito allá por el 2007, nombrado por el actual intendente Gustavo Pulti. Ex comisario, de ideas firmes y bien marcadas, seguro en cada una de sus respuestas a lo largo del interrogatorio de casi una hora y media. Algunos lo recuerdan como “el pichón de Arroyo”, otro apellido importante en la ciudad. Esa que cada día se vuelve más intransitable y peligrosa, con cinco muertos en 73 días y una centena de heridos para todos los gustos.

De ex comisario a Director de Tránsito, ¿cómo se explica eso?

Me convocaron de Acción Marplatense a una reunión y me explicaron que es lo que necesitaban. No entendía nada de tránsito (risas), pero me recomendaron personas del Poder Judicial y cuando me hice cargo sabía que llegaba para trabajar no para robar el sueldo.

En ese momento de 200 inspectores muy pocos iban a trabajar, los demás faltaban porque estaban con carpetas médicas y cobraban sin cumplir una función. Implementé una serie de reglas donde ellos entendieron que yo no era su enemigo que éramos un equipo y de a poco la cosa empezó a funcionar.

¿Cómo se llevaba con la prensa?

Fue mi gran espaldarazo. Le mostré lo que hacíamos al periodismo y los atendía sin temor alguno. No tenía nada que ocultar, no llegué a una función pública para robarme el sueldo sino para trabajar y por eso sabía que la prensa necesitaba preguntar y les contestaba a toda hora sin problemas.

Eso al parecer molestó demasiado. Alguna vez un concejal de aquella época me vio tomando un café, se me acercó y me dijo “que lindo quilombo está armando Arteaga, siga así, usted tiene más prensa que ellos”. En verdad no entendía porque decían eso yo cumplía con mi trabajo. Recuerdo que me llamaban de radios de capital, y diferentes provincias por la gestión que llevamos a cabo.

¿En que se basó su gestión como Director de Tránsito para ser exitosa?    

Comenzamos con los operativos de alcoholemia a las 3 de la madrugada. En Mar del Plata, durante años murió mucha gente en la zona de la costa debido a los accidentes en esas horas. Los controles se hacían como es debido, dando los resultados esperados. Perseguíamos el abuso y el exceso nada más que eso, tal es así que ese año no tuvimos ningún accidente fatal.

En un año secuestramos más de 2000 motos. Llevamos adelante campañas publicitarias donde explicaba como es debido que si no hay casco tampoco hay moto. Eso sumado a un fuerte operativo que trataba de concientizar a la gente.

Una de las tantas cosas que impusimos por aquel entonces fueron los operativos a los micros de larga distancia que salían de las escuelas en viajes de estudio o de placer. Los inspectores se tomaban el trabajo de garantizar las cubiertas en buen estado, matafuegos, control de alcoholemia a los choferes. Y si algo no estaba en condiciones el ómnibus no salía a la ruta.

Sucedió en más de una oportunidad que las empresas tuvieron que enviar otra unidad o cambiar de conductores porque no querían hacerse el test de alcoholemia. Era una seguridad para los padres y sobre todo para los chicos que después viajaban en ese micro, realizábamos una tarea de prevención.

En la ciudad se llevan a cabo controles pero cada vez hay más accidentes de tránsito. ¿Quienes son los culpables?   

Tenemos un gran problema de educación. No respetamos las leyes de tránsito en nuestro país. Porque cuando te vas a otro lugar terminas acatando las reglas. Lo digo con conocimiento de causa porque estuve en España.

Los controles no están mal. Hoy tienen mucho más equipamiento que nosotros en su momento. Pero igual si no se hace una fuerte inversión como corresponde todo seguirá igual.

En algunos casos veo las motos con las que hoy circular muchos inspectores y son las mismas que usábamos nosotros, deben de tener unos 16 años. Hay que cambiarlas, sufren un desgaste con el tiempo. Tenemos que dar el ejemplo en materia de tránsito.

Hagamos un poco de historia. ¿Renunció a los pocos días de asumir y después volvió?

El 10 de diciembre de 2007 asumí como Director de Tránsito y 57 días después por una situación que tuve con Gustavo Pulti presente mi renuncia. En su momento argumenté que era por temas personales porque no quería que se genere un problema.

Me reemplazó, Víctor Bengolea, un capitán de la Policía bonaerense. Pero su gestión no duró mucho debido a un problema que había tenido en un control de alcoholemia. Luego una persona nos acercó a ambas partes, lo hablamos y se disculpó conmigo. Por eso a los 20 días regresé y retomé mi puesto habitual.

Pensando en que las cosas iban a cambiar. Pero todo siguió igual. Todo el tiempo era un desgaste constante. Carecíamos de grúas, móviles. Cada vez que se rompía algo nos costaba un triunfo poder ponerlo en funcionamiento. Además, el encargado de proveer material para que se pueda trabajar con continuidad era el municipio. Nunca pudimos lograr el apoyo del ejecutivo por eso la tarea se fue desgastando.

¿Su renuncia definitiva fue justamente por el desgaste?         

Claro. Era todo el tiempo luchar y no poder hacer nada. En ese momento ya estaba creciendo el parque automotor. Nosotros hablábamos con los dueños de las concesionarias y sabíamos que la gente adquiría más vehículos. Por eso había que estar preparado con una logística acorde.

Un tiempo después que presenté la renuncia lo escuché a Carlos Arroyo en radio hablando bien de mi gestión y eso me causó gran satisfacción ya que no somos amigos y apenas si nos cruzábamos.

¿Su salida fue conflictiva?     

Se portaron mal conmigo. Una vez que renuncié me quedaban 20 días de vacaciones y no me las tomé sino que las trabajé. Además me habían pedido que me quede unos días más hasta que encontraran un reemplazo.

Un allegado del intendente nos dijo que se había acordado en una reunión de la que no fuimos parte en ese momento, José María Lopetegui y yo, que los que no se tomaban esas vacaciones las perdían, es decir que no las cobramos ninguno de los dos.

De ahí en más tuvimos que poner un abogado para luego de dos años cobrar lo adeudado, al mismo precio de 2009, no del valor actual y encima pagarle al profesional.

Si lo vuelven a convocar para que retome sus actividades, ¿aceptaría?

Bajo esta conducción no. Pero con otro gobierno nos podemos sentar a charlar. Creo que tiene que llegar el momento que la gente que conduzca a la ciudad sea más razonable y práctica, pero sobre todo otorgarle una solución al tema del tránsito.

Gastón

mdphoy.com

Foto: Cazador de Noticias

6 Comentarios

  1. Asi es Pulti;un verdadero desastre.Sr Arteaga tardo mucho en hablar.

  2. Gracias Mariano por comentar.

  3. Hiciste demasiado ruido. A pesar de lo efectiva que fue tu gestión, el ego de este intendente no pudo tolerarlo y prefirio priorizarlo antes que apoyarlos a ustedes y a toda la ciudad. Las cifras hablan y las conductas también.

  4. Gracias Silvina por el comentario.

  5. Una lástima que no se pudo aprovechar toda la gestión de Arteaga, una vez que alguien hace bien las cosas, no le dan el apoyo que necesita para poder trabajar. Así estamos la ciudad es un caos…

  6. Gracias Laura por comentar.