Política

Apagón informativo tras el gigantesco corte de luz; hay que ponerse las pilas

Hay zonas que todavía no han recuperado al suministro normal. Las maniobras de restablecimiento del servicio dañaron electrodomésticos y elementos de precisión. Hubo 5.000.000 de afectados en la provincia y 750.000 en Mar del Plata. Se hizo mención al problema que causó el desperfecto, pero no a cuál fue su origen. ¿Fue un hecho natural, una avería en el sistema, se cayó una torre, fue un atentado?

Todo puede ser posible. Es absolutamente insuficiente que luego de semejante trastorno, toda la referencia se reduzca a una mera e insuficiente comunicación de twitter, que no todos tienen, ni tampoco a todos les funcionaba, porque casi todas las antenas quedaron sin funcionamiento.

¿Qué hubiera pasado si esto ocurría el 21 de enero, día pico de alta ocupación turística en la ciudad?  ¿Qué hubiera pasado si las reservas de agua en pozos de OSSE, son las necesarias tras cinco días de temperaturas superiores a los 30 °?

Ha habido una falta de consideración total hacia los afectados y todavía se desconocen los orígenes de la salida del Sistema Interconectado Nacional. Un twitter es un tratamiento desaprensivo, cuando se acaba de anunciar un 75 % de aumento en la tarifa eléctrica, en realidad es una provocación, sin tener en cuenta la magnitud del caos que se generó.

De manera irresponsable por la precariedad del servicio, asumió Lazzeretti  como rector de la UNMDP en el Teatro Municipal Colón, cuál era la urgencia para semejante desafío que puso en juego la integridad física de los asistentes. La central de remises Remicoop empezó a recuperar sus frecuencias a la medianoche. En el Paseo Aldrey no se activó el automático del grupo generador y quedaron en penumbra, ancianos, niños y personas discapacitadas, no hubo contención para el público, fue un caos la evacuación y salida del estacionamiento cubierto, el tránsito en la calle interna del tramo de Rawson quedó embotellado.

El servicio que se fue recuperando con interrupciones, con golpes de baja y alta tensión provocó alteraciones en electrodomésticos,  aparatos de alta sensibilidad en las mediciones y debieron cerrar comercios y otros establecimientos por razones de seguridad. El call center de EDEA fue desbordado e incomunicado frente al cúmulo de llamadas y reclamos.

Una aceptable comunicación hubiera atenuado las consecuencias, en lugar de agravarlas, ante la falta de previsión, improvisación, una vaga prestación y falta de compromiso con la asignación de tareas específicas. Muy posiblemente la OCEBA, observe el mismo criterio del gobierno de Scioli, donde el manejo dejó mucho que desear. El organismo de control brilló por su ausencia y sería necesario tener en cuenta que en temporada alta, los errores cometidos pueden tener peores consecuencias. Mar del Plata no sólo será más feliz con sombrillas y reposeras amarillas y agua caliente para el mate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*