Ciudad, Información General

Ante la cultura de la deshumanización total

El templo estaba colmado de fieles quienes participaron del día de fiesta para la comunidad del Unzué y también aprovecharon la ocasión para saludar y acompañar a Monseñor Puiggari, quien ya no es Obispo de Mar del Plata -desde su nombramiento como arzobispo de Paraná en noviembre pasado- pero hasta fines de febrero  se desempeña como administrador apostólico de nuestra Diócesis. La celebración fue engalanada con la participación de la Escuela de Canto Coral de Marcela Castiglione quienes interpretaron todos los cantos de la misa.

Durante su homilía, Puiggari destacó la belleza de la centenaria capilla del Unzué dedicada a la Inmaculada Concepción y relacionó, “nadie probablemente haya suscitado tanta belleza como la Santísima Virgen, que ha inspirado a poetas, arquitectos, pintores; ciertamente la Virgen ha suscitado la belleza de este templo. Es maravilloso, y es una de las grandes riquezas de Mar del Plata; le doy gracias a Dios por el esfuerzo de la cooperadora, y el gran trabajo para restaurar y mantener este templo”.

Luego Monseñor Puiggari se refirió a la fiesta de la Inmaculada Concepción, instituida en 1854 por el Papa Pío Nono, y dijo, “en este día nosotros los cristianos tenemos que mirar con gratitud inmensa a María por todo lo que ella ha dado a la humanidad, porque fue capaz de decir que sí y nos dio el tesoro más grande que es Jesús. En Él, todo hombre encuentra su dignidad, vocación y la solución de todos los problema de su vida”.Asimismo el prelado invitó a todos los fieles a pedir a la Virgen “que nos ayude a contemplar a su Hijo, porque esa es nuestra vocación la santidad”. “Hoy el hombre valora poco lo que es la gracia; ya lo decía Juan Pablo II, el hombre tiene poco sentido del pecado. Pidamos para que nosotros no nos acostumbremos al pecado, que podamos vivir en la gracia y ese será el mejor compromiso para cambiar el mundo. Nosotros podemos colaborar con el  cambio de este mundo que está tan lejos de Dios y del hombre; porque cuando la persona se olvida de Dios también se olvida del hombre y por eso nuestra cultura está siendo una fábrica de deshumanización total”, consideró Puiggari.

Para concluir, haciendo alusión al tiempo de preparación a la Navidad,  el prelado dijo “María es el camino para llegar a Jesús pidamos que nos ayude a nosotros que nuestro corazón sea un lugar lleno de amor para que Jesús nazca con gozo en la próxima Navidad, y que nuestra vida se convierta en un medio de santificación para los hermanos y el bien de todos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*