Deportes, Fútbol

Alvarado y una derrota impensada

img_16881 El “Torito” a pesar de ponerse en ventaja rápido. No demostró la contundencia ni el buen juego de otros partidos. Por eso Racing aprovechó el envión anímico que le dio el empate transitorio y logró un valiosísimo triunfo en condición de visitante, en el marco de la decimocuarta fecha de la zona Sur, del Argentino A.

El primer cuarto de hora fue lo mejor de Alvarado en la tarde. Desbordó cuantas veces quiso a los olavarrienses que se entrada se sintieron asfixiados por los marplatenses.

Justamente de una de esas corridas llegó el gol del local Giménez lanzó un gran centro que el goleador Uribe, que conectó de buena manera  para abrir el marcador.
Parecía que los orientados por Miori, con semejante arranque, no tendrían problema para quedarse con el encuentro. Pero no fue así. Porque  con todo a favor no aprovechó su momento y los de Olavarría con disparos desde lejos intentaban inquietar el golero Suárez.

Minutos después Rojas primero, y Bruzzone después, obligaron a dos revolcones del arquero marplatense.

El “Torito” mermó en su rendimiento y lo pagó caro. Otra vez Bruzzone controló y sacudió desde afuera del área, el balón lo detuvo a medias Suárez, y en el rebote Luciano Rojas decretó el empate.

En la última de la primera parte con una bronca de aquellas por el quedó del final los marplatenses se atragantaron con el segundo tanto. Ya que después de varios rebotes en el área olavarriense el esférico rebotó en el caño izquierdo del arco custodiado por el arquero Federico Tursi.

En la segunda parte los orientados por Carlos Miori intentaron ir en busca de la victoria pero equivocaron los caminos. Logrando que Racing de contra inquietara una y otra vez a la defensa local.

Hasta que a los 20 minutos luego de una linda asistencia de Ramírez, el delantero Ferrara eludió al “uno” y marcó el segundo de la visita.

Todo siguió siendo puro empuje pero muy desprolijo. Cada contra se transformaba en un problema para Alvarado que no sabía como doblegar a un Racing bien plantado y agazapado.

Fue monótona la ofensiva del “Torito” que lanzó cientos de centros al área olavarriense pero solo llegó con un cabezazo de Jorge que manoteó Tursi.

Sobre el final del encuentro luego de un tiro desde la esquina, el más vivo fue Ramírez, que dominó y envió un centro atrás para que Facundo Alfonso defina ante la mirada de Suárez que nada pudo hacer.

Una derrota que duele de cara al futuro. No solo por el nivel del rival sino por el de Alvarado que sin dudas no supo aprovechar su momento y le costó algo más que tres puntos.

 

 

Los comentarios están cerrados.