Deportes, Fútbol

Alvarado: la maldición continúa

532e2c77982
Alvarado lo iba ganando y parecía que se iba a dar lo que hace 12 partidos no se daba: el triunfo. Sin embargo, terminó empatando ante Central Córdoba de Santiago del Estero 2 a 2 en la segunda fecha de la Reválida del Torneo Argentino “A”.
A pesar de que se había puesto en ventaja, el equipo de Miori no lo pudo sostener. Sobre el final, tuvo un penal a favor que había sido convertido pero el árbitro obligó a patearlo de nuevo y ahí el arquero visitante se lució para determinar el discutido empate.
El partido comenzó muy bien para el local, porque apenas tardó unos minutos en ponerse en ventaja. La combinación a los 8 minutos entre Junior Ischia, Brian Uribe y Francisco Molina por izquierda, terminó con la definición suave de éste último a la derecha del arquero.
Con la ventaja llegaba la tranquilidad, pero los dirigidos por Miori no dejaron de atacar y antes de los 20 minutos, con otra buena jugada metió el segundo. En esta oportunidad fue una buena corrida de Laureano Tello por derecha que, después de sacarse dos marcadores de encima, envió un centro rasante que el goleador Brian Uribe empujó a la red.
A partir de ahí, Alvarado tuvo menos la pelota ante un Central Norte que mantenía el balón pero no sabía que hacer con él porque carecía de ideas. Sin embargo, el “Torito” cuando conseguía la pelota ataca mucho más y mejor. Encima la defensa también estaba muy atenta y cortaba cualquier intento de avance peligroso de los santiagueños.
Todo esta tranquilo al momento de irse al descanso porque era una buena diferencia y porque, hasta el momento el conjunto visitante no había generado demasiado como para preocuparse.
Sin embargo el complemento tuvo otra tónica. De entrada nomás, golpeó la visita con el delantero Diego Nuñez que marcó el descuento transitorio. Fue a los 7 minutos después de una jugada de Patricio Ríos que llegó hasta el fondo por izquierda y tiró el pase atrás para que llegue el goleador y anote.
Los cambios hechos por Carlos Miori parecían referirse más a la intención de neutralizar a los santiagueños y defender el resultado obtenido hasta el momento, que en ir en búsqueda del cierre del partido.
Era el momento de Central Córdoba y a los 26 minutos, nuevamente apareció Nuñez para marcar el segundo tanto y poner el juego igualado. Alvarado ya no estaba ganando y el resultado que necesitaba no se daba de esta manera.
Sabía que tenía que ir a buscarlo y lo hizo. El local empezó a atacar como pudo y casi sobre el final del encuentro obtuvo la situación que necesitaba. Junior Ischia, determinante en algunos tramos del partido, ingresó al área por izquierda y le cometieron penal. Ante la celebración del público local, Brian Uribe fue por el triunfo. Su remate ingresó, pero el árbitro indicó que se debía ejecutar de nuevo y ahí fue donde apareció Juan Francisco Rago, casualmente el hijo del histórico arquero de Alvarado que le contuvo el penal al delantero de Mar del Plata y parecía cerrar la persiana del encuentro.
Con bronca, porque llevaba la ventaja y el penal era la oportunidad de ganarlo, la gente de Alvarado volvió a retirarse del Minella con el sinsabor de no obtener un necesario triunfo. Se acumulan 13 partidos sin hacerlo. Ahora tendrá fecha libre en la semana, esperará resultados y el próximo fin de semana tendrá que viajar a Concepción del Uruguay para enfrentarse con Gimnasia y Esgrima en búsqueda del único objetivo que queda: ganar.
Marca Deportiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*