Opinión

Alerta ante el asalto fenicio en la orilla del mar

Por Lucho Martínez Tecco

Con el verano tenemos más tiempo para nosotros mismos y para disfrutar de los espacios abiertos, como la playa o el campo, pero la fiebre por comercializar con todo ha provocado ya que no podamos ni estar a gusto tumbados tomando el sol o sentados respirando el aire puro. En Mar del Plata nos enteramos cómo se nos complica en las playas céntricas, el tomar los placeres del sol, en razón de que en algunos días no nos queda arena para extender el cuerpo sin molestar a un cercano vecino, u obstruir el tránsito hacia el mar. A esto se le suma el acoso de vendedores con bebidas, alfombras, sombrillas y ahora lo último… ¡masajes!

¿Llegarán un día a ofrecer un contrato de telefonía o una inyección de bótox? Ya hay masajes, tatuajes, manipulaciones vertebrales… ¡qué disparate!

Los agentes de salud intentan sensibilizar y concienciar a la población para no ponerse en manos de cualquiera en la arena playera, pero además, nuestros políticos y responsables deben promover nuevas ordenanzas municipales y normativas sanitarias protectoras ante el “todo vale” veraniego de individuos como masajistas, quiromasajistas, osteópatas y demás “fauna” sin profesiones sanitarias regladas en nuestro país.

La población local y la mayor parte de turistas rehúsan ponerse en manos desconocidas en el litoral, pero quedan como asignatura pendiente los turistas extranjeros que pueden creer que estos pululantes masajistas son un servicio más de las playas y de nuestro turismo; con el riesgo de que maltrechen nuestra imagen exterior por promover un servicio sin garantías, sin profesionales y con graves carencias sanitarias y de cobertura de seguro.

Los fisioterapeutas trabajamos con sus manos para la salud y por el bienestar de los pacientes de los centros sanitarios y de las clínicas de fisioterapia, pero también por la relajación y por la distensión en los hoteles, balnearios, centros de talasoterapia y SPA’s. Su honroso derecho a tocar y a tratar sus cuerpos se los dio años de estudio universitario de fisioterapia y otros tantos de cursos, especializaciones y práctica profesional.

Queridos lectores, disfruten de los placeres de las playas como parajes naturales y de ocio que son, que para los masajes profesionales, ya sean de relajación o tratamiento, los esperan las sabias manos de los fisioterapeutas y en sus clínicas. ¡Buen verano!

Un comentario

  1. Y NADIE DICE NADA DE LOS PUESTOS DE LA RAMBLA QUE OFRECEN ARMAS DE GUERRA, ARMAS BLANCAS TODO TIPO DE ELEMENTOS DE ATAQUE QUE SON COMPRADOS A DIARIO POR MENORES DE EDAD??? Y DESPUES DE QUE NOS QUEJAMOS? QUE PASA CON EL JEFE DE INSPECCION GENERAL TIENE ZONA LIBERADA? DESPUES EL RESTO DE LA CIUDAD CARGAMOS CON NUESTROS MUERTOS, NUESTRAS FAMILIAS GOLPEADAS, LOS ROBOS EN LAS CALLES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*