Ciudad

“Aldrey Iglesias se adueñó de la verdadera fuente de trabajo; el diario impreso”

nota-1014755-victimas-vaciamiento-131220105117

Así lo manifestaron los ex trabajadores del diario El Atlántico entre otras acusaciones en contra del mandamás de Multimedios La Capital.

Desde hace varios meses los trabajadores de Editorial El Atlántico SA, empresa perteneciente al Grupo Crónica, han sufrido un cambio drástico en sus condiciones de trabajo. La edición impresa del diario El Atlántico, que fue durante décadas el producto que le dio su razón de existir a la mencionada Editorial, fue entregado bajo la figura de “gerenciamiento” a otro Grupo Empresario que, más allá de las máscaras jurídicas utilizadas, indudablemente es el que pertenece a Aldrey Iglesias. Desde el punto de vista laboral la consecuencia inmediata fue que el diario El Atlántico, en el que se desempeñaban más de treinta compañeros, pasó a tener una estructura de cinco trabajadores, tercerizando su impresión, lo que implica la desaparición del gremio gráfico, “pegando” las mismas notas en los diarios La Prensa, La Capital y El Atlántico, utilizando a periodistas como fotógrafos, unificando la administración de todos los medios que integran este Grupo monopólico, situación que no sólo vulnera el Convenio Colectivo de la actividad y el Estatuto del Periodista sino que destruye sistemáticamente puestos de trabajo y precariza el derecho de la ciudadanía a la información.

Por otro lado, los compañeros que continúan bajo la órbita del Grupo Olmos, han sido destinados a trabajar en un medio virtual y de incierto futuro bautizado como “Crónica de la Costa” al mismo tiempo que “personal especializado en Recursos Humanos” está llevando adelante una política de “retiros voluntarios” mediante la cual, aunque bajo una metodología que aparentemente no vulnera normas legales, también se termina en la destrucción de puestos de trabajo.

En la medida en que decenas de trabajadores pierden su trabajo, o sienten que el mismo está amenazado, o se lo precariza, tanto la figura de “Gerenciamiento” de Aldrey Iglesias como los “Retiros Voluntarios” de los Olmos podrán ser legales pero no por eso son legítimas. No puede tener legitimidad un accionar que destruye el trabajo, que aumenta el poder de los monopolios que trafican con la información y que, aunque en lo formal parezca legal, en su contenido viola los derechos esenciales que hace a la actividad de los Trabajadores de Prensa, claramente expresados en nuestro Convenio Colectivo de Trabajo y en el Estatuto del Periodista.

Frente a esta situación, los trabajadores de Editorial El Atlántico junto con los dirigentes del Sindicato de Prensa y los del Sindicato de Trabajadores Gráficos han llevado adelante distintas medidas de fuerza, en un contexto sumamente difícil, porque Aldrey Iglesias se ha adueñado de la verdadera fuente de trabajo, que es el diario impreso. Sin embargo, a pesar de las dificultades y gracias a la unidad de los compañeros, se ha logrado que la empresa no ejerza presión directa sobre los compañeros para obligarlos a optar por el retiro, se están cobrando los sueldos relativamente en tiempo y forma, hemos llevado adelante la elección de delegados a pesar de la oposición de la patronal y hemos percibido el aumento pactado en Paritarias.

Nuestra Comisión Directiva, junto con todos los gremios de la Comunicación de Mar del Plata, está llevando adelante un reclamo por el pleno cumplimiento de la Ley de Medios en nuestra ciudad y ha denunciado la actitud monopólica y nefasta para los trabajadores por parte del llamado Multimedios La Capital. También hemos intimado a Editorial El Atlántico para que presente un Plan de Reestructuración de la empresa que termine con la incertidumbre de los trabajadores y, al mismo tiempo, que se encuadre a cada compañero en la categoría que le corresponde, intimaciones que han dado origen a un expediente y a varias audiencias en el Ministerio de Trabajo frente al que seguiremos insistiendo para que la empresa cumpla o sea multada, siendo el antecedente administrativo, por otro lado, una herramienta para pasar a la vía judicial si continuamos sin respuesta. Hemos presentado ante la AFIP una denuncia por el incumplimiento por parte de la empresa en el depósito en tiempo y forma de los aportes y contribuciones de Obra Social y también acudiremos a la Justicia para que se aplique la Ley Penal Tributaria por retención indebida de aportes si la empresa no regulariza la situación.

Hemos inspeccionado a la empresa Editorial Arena del Atlántico SA, que hoy gerencia el diario El Atlántico, exigiendo que se cubran puestos de trabajo hoy inexistentes y hemos solicitado al Ministerio de Trabajo que intime a la empresa a presentar su Estatuto Social y otra documentación para verificar la legalidad y legitimidad del citado “gerenciamiento”, lo que derivó en una audiencia en el Ministerio llevada a cabo en el día de la fecha y de la que adjuntamos el Acta resultante de la misma.

No somos triunfalistas. Somos conscientes de que estamos dando una pelea contra dos Grupos Económicos poderosos. De lo que se trata es de mantener la unidad, de tener la suficiente capacidad para saber cuándo, dónde y cómo hay que golpear y de tratar de que pierdan la paciencia antes ellos que nosotros.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.