Básquet, Deportes

Agónico triunfo de Peñarol ante Boca

tapa1-700x400

Sin jugar bien y con una gran dosis de fortuna, Peñarol de Mar del Plata se impuso de manera agónica 81-79 sobre Boca, adueñándose del primer juego de la serie por la semifinal de la Liga Nacional de Básquet. Los goleadores en el “milrayitas”: Isaac Sosa y Leonardo Gutiérrez con 17 puntos cada uno, mientras que en el “Xeneise” no alcanzaron la gran noche de Selem Safar quien sumó 28 puntos.

Peñarol arrancó confundido y errático en ataque (0/3 en triples; 4/9 en dobles), producto de la marca propuesta por Boca, que le impedía jugar limpio al poste bajo, mientras que en ofensiva el Xeneise era más criterioso que su rival, pasándose mejor la bola, con una gran labor en la distribución de Lucas Faggiano, sin embargo sus tiradores no estaban finos y no podían cristalizar en el marcador la superioridad mostrada en el juego, así las cosas al cabo de los primeros diez minutos la visita se imponía por cinco puntos, 14-19.

Todo lo que había errado en el parcial anterior Boca, en los primeros tres minutos del segundo lo convirtió, con un parcial de 2-9, para sacar una renta de 11 puntos, 16-27, generando el descontento de Rivero, quien de inmediato pidió minuto para tratar de despertar a sus hombres, que seguían sumergidos en la maraña defensiva que los de Duro le proponían. Al regreso de las acciones, la doble base compuesta por Campazzo – Ibarra, le dio réditos al milrayitas que con un doble de Ibarra y un triple de Sosa achicó la brecha a 6 (21-27), pero una bomba de Safar sumado a una serie de imprecisiones de ambos lados, le devolvía la ventaja de 9 (21-30) al Xeneise con algo más de tres minutos por jugar. El final del capítulo se volvió a ensuciar, con ambos equipos apresurados en la acción individual y por consiguiente facilitándole las cosas a su oponente, ante ese panorama quien se vio favorecido fue el conjunto de la Ribera, que con inteligencia controlaba la ventaja obtenida, yéndose al descanso largo arriba por ocho puntos, 25-33.

Como contra Quilmes, el “milrayitas” mostró otra actitud y efectividad en ataque para propinar un parcial de 10-2 e igualar las acciones en 35, con un triple de Leo Gutiérrez y otro de Campazzo, transformando el juego en un entretenido ida y vuelta, ya que la visita tenía en Flower su carta de gol más confiable al ganarle el duelo a Gutiérrez, permitiéndole una vez más sacar una luz de cinco puntos, 45-50, con algo más de dos minutos en el reloj. El cierre del parcial fue un show de los tiradores, porque el dueño de casa al fin encontró los triples de su emblema y capitán, Gutiérrez y de Isaac Sosa, de gran juego; y porque el Xeneise respondía con un Safar intratable desde tercera dimensión (5/7 hasta ahí) y Prato, para entrar al cuarto de la verdad arriba por tres puntos, 55-58.

Los minutos iniciales del capítulo decisivo estuvieron plagado de equivocaciones, el local gracias a un triple de Gabriel Fernández empató el match en 60 puntos por bando, pero dos bombas del escolta ex Peñarol, Safar, volvía a inclinar el score a favor de los capitalinos, 65-68, cuando promediaba el periodo. Los últimos cinco minutos se jugaron con una gran intensidad, alternando ambos buenas y malas decisiones en ataque, por el lado de Peñarol, era más productivo cuando Campazzo, de una floja noche, pasaba el balón en vez de jugar la individual, encontrando en Gutiérrez su mejor receptor, mientras que Boca, seguía dañando con Safar, bien acompañado por Lucas Prato y Robert Battle.

La intensidad mutuo en emotividad en el minuto final, porque los de Rivero, sin Leiva (afuera por cinco faltas), tuvieron en Isaac Sosa al goleador inesperado, que con 45 segundo por jugar, clavo desde la esquina izquierda un triple fundamental para igualar el juego en 77 y cargar de responsabilidades a su adversario que a lo largo del juego fue superior, pero que no estaba certero en las últimas tres ofensivas. Dos libres de Safar, le deban la renta de dos puntos a la visita, Campazzo contestó con un doble a falta de 22 segundos. Y en la última bola, Prato jugó para Faggiano, este asfixiado por la marca del base del seleccionado quiso hacer lo propio con Safar que venía apareado con Boccia, Campazzo le cacheteo el balón, encaró hacia el aro, asistiendo a Boccia, para que este pusiera el definitivo 81-79, y así quedarse con el primer punto de la serie, que continuará el sábado a las 21.30 horas en el mismo lugar.

Infoliga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*