Destacado, Política

A Pulti no le gusta el fútbol sala

El singular revuelo del simulacro de partido de futbol sala a beneficio, que tuvo un claro tiro por elevación a los ultra K, ha tenido algunas derivaciones que merecen una lectura política, que vincula al intendente Pulti en el “picado” entre Daniel Scioli y Mauricio Macri.
“A Gustavo no lo invitaron, y si lo invitaban no iba a ir”, aseguró uno de sus más estrechos colaboradores. Su presencia podría haber abierto una ciénaga entre Luro e Yrigoyen y la Casa Rosada. Tal cual adelantó mdphoy.com Pulti ya se metió en la interna del P.J. Ya nadie le creerá que es virgen como Wanda Nara. Está sometido por la dictadura de la caja.

El 8 de mayo de 2009, Pulti firmaba la capitulación de Acción Marplatense, en el despacho del intendente Pulti, ante el rechazo de sus más conspicuos seguidores, algunos convertidos en funcionarios y/o concejales.

El 1° de Mayo de ese mismo año, le abrieron la exclusa de la Plaza Mitre, para que se derramara 1.000.000 de litros de agua. Pulti entendió el mensaje. Si iba ver “La ñata” y Boca podría haber
comenzado a escribir la autobiografía de su fin en la política. El intendente hará lo que mejor hizo y hace, navegar a dos aguas, un experto en la especialidad. Sin el P.J. o la U.C.R. atrás, demostró
que tal vez haya sido el mejor político que ha dado la ciudad desde 1983 a la fecha. Reelecto y con mayoría propia, no merece discusión al respecto.

Administrando está vaciando la municipalidad, endeudándola, burocratizándola y prometiendo servicios que no podrá cumplir. Pero esos tiempos en el almanaque de Pulti es el futuro. Hoy la estrella del firmamento político lo tiene en cenit de los K, una hazaña. Dice
creer en el rumbo y en el modelo, sólo resta saber (cómo siempre en él) si podrá pagar todo lo que ha consumido, el crédito ya casi no tiene saldo a favor.

Pulti se encargó de dejar en claro que si lo invitaban no iba a ir. Esa señal evitó la tirria de un sector de la interna que envolvió al oficialismo. No fue ni siquiera un desplante a Scioli, quien
inesperadamente disparó “Que le da por las pelotas andar dando explicaciones”, como si hiciera falta. El día que tenga que dar explicaciones estará liquidado. Todo su tiempo se habrá consumido.

Las declaraciones efectuadas al periodista de Clarín, Santiago Fioriti, se convirtieron en la sensación política de la temporada alta, ya que hasta casi superó en curiosidad, el no carcinoma de la presidenta. Scioli dijo la primera frase fuerte desde que empezó en la política con Menem por los ´90. Habría que preguntarle todas las cosas que hizo y dijo en nombre de que precisamente no le rompan las pelotas, es obvio que lo piensa, y es un buen dato para los
“pejotistas” que deambulan de la derecha a la izquierda sin escalas, y están detrás de la fisura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*