Jorge Elias Gomez, Opinión, Política

A pocas horas del 23, certezas, algunas dudas, pocas sorpresas y una coincidencia: una elección devaluada

Si consideramos que 30 de los 33 intendentes del Gran Buenos Aires, van por la reelección, el sistema queda atado a una herencia del poder mismo, que lesiona la alternancia y genera una falta de recambio de dirigentes, que posterga una renovación en los niveles intermedios.

En Mar del Plata se librará una de las batallas de oficialismos. ¿Quién es más oficial Pulti o Cheppi? Es ver cómo que se abre otra variante peronista. Está la oferta de Duhalde, de Rodríguez Saá, la de De Narváez, las versiones kirchneristas, es cómo una saturación en la pantalla, ante una fuerza opositora que ofrece dispersión.

A tal punto que Mar del Plata, podría convertirse en otro caso de gobierno y oposición, como primera y segunda fuerza, según sondeos no confirmados. Estas experiencias no han terminado bien, y se supone que esa lucha por los espacios trasladada al Concejo Deliberante, no será lo más sano para la vida de los marplatenses.

¿Quién sale segundo? Es reñida de acuerdo a trascendidos de sensaciones (ya que no hay mediciones confiables), aunque dos encuestadoras (ambas extrañas a la ciudad)  estarían arrojando los mismos resultados con el mismo desenlace.

Revertir la ventaja oficial después de la Primaria, Abierta, Simultánea y  Obligatoria, resulta un vínculo con el milagro. Mientras CFK, y su reporte político, alcanzará los 12 años en el poder, el Frente Para la Victoria, tropezaría con otro fracaso marplatense, que a esta altura no provoca ni decepción, ya que se ha reiterado sistemáticamente, bajo cualquier intento. En constitución de un frente, con alianzas de distinto tipo, con la Nación y la Provincia en la misma boleta, con radicales, con peronistas, han tenido que asimilar rechazos en masa.

Esta vez acudieron a un candidato, que se instaló bajo recursos económicos extraordinarios. Cheppi debió contar que es marplatense, su trayectoria política no era tan conocida, y su hoja de ruta dice Santa Cruz, Capital Federal, vínculos con la administración chavista de Venezuela, su fugaz paso por el gabinete nacional, del cual no salió bien parado, y finalmente la estrecha relación con José López (el N ° 2 de Julio De Vido), el hombre que manejó el paquete de Sueños Compartidos, que lleva ya siete prórrogas del secreto de sumario por el caso Schoklender. Es lo que han bajado a Mar del Plata, como “Somos el Proyecto Nacional”, lo cual no se alcanza a definir si es una ventaja o una desventaja.

Aunque aparezca como contradictorio, Pulti es su mejor aliado. Cheppi ha intentado construir su imagen como correcto administrador, planificador y técnicamente capacitado para hacerse cargo de la gestión. En este cúmulo, el objetivo es entrarle al aspirante a la reelección, por la baja calidad de gestión municipal, a quien se le complicó hasta la inauguración de la Terminal de Ómnibus. Es cómo que le salió sucio el truco si parafraseamos, a uno de los jurados de Showmatch. El derrame de inversión pública ha resultado hasta casi invasivo, como un exceso.

No es casual, obviamente, a esta altura nada lo es, que la mayor pista de skate en la costa,  sea observado por cientos de miles de personas, el fresado y repavimentación de las calles céntricas, la obra de La Peatonal (aunque mal hecha), el retiro de la fuente ornamental de San Martín y San Luis, todo ha sido con un ojo en el almanaque y el otro en el 23 de octubre. Pulti jugó a fondo, pero deja la impresión que no es casi hegemónico como lo fueron Roig, Aprile y Katz, en cada una de sus reelecciones para su segundo período.

Para la UCR será otro experimento tormentoso. Vilma Baragiola es la candidata que debe resolver un itinerario intrincado,  que pasa por la fórmula con los K que impulsó Daniel Katz, tras dejar en el abandono a la gestión. No le quedó macana por hacer al diputado nacional, que ahora se colgó de la lista profiriendo recriminaciones a Ricardo Alfonsín. Vilma dedicó muchas horas de su campaña, a explicar la necesidad de la alianza con los peronistas de Narváez. No es fácil pasar sin escalas, de los K a De Narváez, para un partido que exhibe su vasta trayectoria en función de los principios y compromisos políticos. ¿Qué sacará Vilma de la bolsa, es un verdadero misterio? El cuarto oscuro será inapelable, para saber cómo será la UCR que viene en la ciudad, es muy probable que la ebullición quede en estado permanente.

El Frente Amplio y Progresista tiene en el contador José Cano, a un candidato que suma factores que pueden decidir un voto favorable. Capacidad y trayectoria, probada gestión, sin imagen negativa, como tampoco vínculo a dudas o sospechas como administrador de la hacienda pública. Cano debería explotar un fenómeno, que han acercado las encuestadoras nacionales, la ubicación en segundo lugar de Hermes Binner en la presidencial. Eso presume de un arrastre casi natural, que no se ha dado en la primaria. Tampoco hubo (como en todas las demás fuerzas políticas, excepto Pulti y Cheppi) dinero para una campaña que haya pegado a Binner con Cano, se adoleció ya el 14 de agosto, pero con un anticipo cantado los sponsors no abundaron. Es un interrogante saber cuánto aprovechará Cano, de los votos que recogerá Binner en General Pueyrredón.

Jorge Elías Gómez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*