Política

A pesar del “relato” llegó el ajuste

cristina-kirchner-crazy

Mucho se habló en estos días del discurso que brindó la Presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Desde mdphoy logramos la palabra de un economista que vive en la ciudad, con basta experiencia en la materia. Julio Nicolás Rossi se presenta como ex funcionario del Ministerio de Economía de la Nación (Secretaría de Hacienda), se desempeñó en la Oficina Nacional de Presupuesto. Tesorería General de la Nación y Superintendencia del Tesoro de la Nación entre los años (1970 y 2001).

“Julito” para sus allegados y ferviente hincha de River, muy atentamente nos recibió en su casa. Disfrutando de un cigarrillo en su mano derecha, donde el humo describía figuras en el aire, mientras esperaba deleitar el primer café del día.

La mayoría de la gente habla de la inflación porque es un término que está en boca de todos pero muchos desconocen.

¿Qué es la inflación?

Se define como tal al aumento persistente de los precios de los bienes y servicios de la economía.

¿Cuál sería la manera adecuada para combatir la inflación?

Es un fenómeno eminentemente monetario. Argentina tiene hoy un déficit fiscal del orden del 4% del P.B.I (Producto Bruto Interno). Este se financia exclusivamente a través de emisión monetaria.

De lo anterior se desprende que es imperativo reducir el déficit fiscal que haga posible disminuir la emisión monetaria para su financiamiento.

¿Qué pasó por su cabeza cuando vio el discurso de la presidente por Cadena Nacional?

Como jubilado la presidente se vio obligada por las circunstancias a realizar ajustes en el gasto público que aun hoy se niega a aceptar enmascarándolo a través del relato populista.

La primer mandataria decretó un nuevo aumento para los jubilados ¿que opinión tiene al respecto?

Está pensado de cara a reducir el gasto público y una de las maneras que encuentra el gobierno es de comprimir en términos reales el salario de los jubilados. Seguramente el gobierno hará lo propio con los sueldos de empleados públicos, de manera tal de bajar el gasto y reducir el déficit fiscal que hoy lo condena.

Es previsible que en el próximo aumento de septiembre otorgue uno similar al dispuesto para marzo, de manera tal que disminuido el aumento en el curso del año estará por debajo de la inflación que se calcula podrá ser de un 35/40 %.

¿Cómo lo ve al país económicamente?

Muy mal. Porque tiene una tasa de inflación que junto con la de Venezuela e Irán es la más alta del mundo.

La inflación es un azote para las personas de ingresos medios y bajos que no tienen posibilidades por ellos mismos de aumentar sus ingresos. Léase servidores públicos, jubilados y pensionados.

La inflación a los niveles de la Argentina es la máquina más perfecta de fabricar pobres.

Además tiene un impacto regresivo en lo que hace a la distribución del ingreso entre otros efectos perversos.

¿Qué le parecen las medidas tomadas por el Ministro de Economía Axel Kicillof?

Son de apuro en ausencia de un programa económico que resulte consistente. Por lo tanto estas medidas no generan ni certidumbre ni confianza. Además no contribuyen a aliviar la complicada situación económica por la que atraviesa el país. Un ejemplo de ello es la evolución de la cotización del dólar en el mercado paralelo.

¿De que manera podría mejorar la situación del país?

(Risas) La primera condición sería reducir la tasa de inflación para lo cual se requiere bajar imperiosamente el déficit fiscal. Recordando que en los primeros años de este gobierno hubo superávit gemelo (fiscal y comercial), habiéndose hoy día perdido ambos. En este orden es imprescindible el diseño de un programa económico integral y consistente.

Asimismo es necesario que el Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación encare un programa de mediano y largo plazo a fin de empezar a solucionar los graves problemas del país en materia de energía y de transporte, en particular el ferroviario y el vial.

Por último el gobierno debería considerar seriamente en girar su política internacional 180º con el propósito de reinsertarse en el orden mundial.

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.