Arte y Cultura, Cine

A martillazo limpio

Por Mex Faliero

Thor (Idem / EE.UU. / 2011 / 114 minutos)
Dirección: Kenneth Branagh
Intérpretes: Chris Hemsworth, Natalie Portman, Anthony Hopkins, Idris Elba, Colm Feore, Stellan Skarsgard, Rene Russo, Ray Stevenson
Sala y horarios: Cine Ambassador (-3D en castellano- todos los días: 17:15) // (-3D subtitulada- todos los días: 19:45 y 22:15. Viernes y sábado también: 00:45)

Con la llegada de Thor, se da el puntapié inicial de lo que serán varios superhéroes que arribarán a los cines este año: sumemos a Linterna verde y a Capitán América. Y, todo esto, relacionado con lo que será el año próximo el estreno de Los vengadores y esa reunión de múltiples personajes de historieta luchando contra el mal. Thor, un personaje tal vez no tan popular en este lado del planeta, es un héroe que reúne algunos componentes de la mitología nórdica, con este vikingo de martillo pesado, que tiene súperfuerza y que fue desterrado de su mágico mundo por su padre Odin. Los productores pensaron en un conflicto que bordea la tragedia y habrán pensado: “esto es shakesperiano en algún sentido. ¿Por qué no llamar a Kenneth Branagh que ya se filmó como varias del bardo?”. Y listo. El resultado pasará por ver cómo Branagh, tal vez más capacitado para el drama, se hace cargo de su primer film de acción con gran presupuesto. Lo demás, será lo de siempre: el extraño entre normales, el superhéroe que tiene que tomar decisiones conclusivas. El trailer era un poco perezoso. Hay que ver…

Felinos de Africa (African cats: kingdom of courage / EE.UU. / 2011 / 89 minutos)
Dirección: Keith Scholey, Alastair Fothergill
Con la voz en off de: Samuel Jackson
Sala y horarios: Cines del Paseo (todos los días: 16:00 y 18:00. Sábado también: 14:00. Domingo cerrado)

La marcha de los pingüinos dio el primer paso y, desde entonces, casi no faltó especie animal sobre la faz de la tierra que no tuviera su documental. Así pasaron peces, aves, suricatas, y demás bichitos. El problema de este tipo de documentales es el siguiente: por un lado tienen imágenes poderosas, captadas con cámaras ultramodernas y realizadas por experimentados documentalistas, dueños de una paciencia singular para esperar ese instante en que el animal hace el gesto justo. Pero, el inconveniente es el uso que se le da a estas imágenes: el proceso pasa por psicologizar a los animales y, desde ahí, incorporarles conductas humanas. Y el reino animal no funciona así. Como si lo salvaje no alcanzara, es necesario bajar línea, dictar sentencias, ser didácticos. Esta es la ruina de estos documentales, que se termina mostrando como subsidiarios. En el caso de Felinos de Africa, nos encontramos con un grupo de leones y sus peripecias en la sabana africana. La idea parece ser más o menos la misma. A priori, da para desconfiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*