Ciudad, Información General, Política

A Alveolite, le hicieron la cama clásica

Sus integrantes tienen inmunidad e impunidad, a través de la protección que especialmente le dedica el Sindicato de Trabajadores Municipales. Ante cualquier atisbo de control sobre sus actividades, se provocan retención de tareas o autoacuertelamientos, para resistir nombramientos e impedir que alguien llegue, para cambiar las reglas del juego o marcarles la cancha.

Sus protestas están aupadas a la falta de presupuesto, lo cual es absolutamente cierto, pero es el atajo o la coartada perfecta, para escindirse de los mecanismo de control. Es un problema terminal, frente al cual no hay una irreversible decisión política de resolverlo.

El área de Inspección de Tránsito, es un verdadero contrapeso del presupuesto municipal, por diversas razones y desde hace muchos años. Se lo ha vaciado en equipamiento, se le ha delegado el manejo autónomo a través de la debilidad política y el desconocimiento de responsables, como lo fueron Juan José Fulco y Angel Fernández, entre los últimos exponentes, todos con sus fracasos a cuestas. En este contexto, no debería resultar extraño, que Arteaga haya decidido renunciar dos veces, en el término de un año.

En administraciones anteriores hasta se llegó a plantear su cierre definitivo. También traspasarlo a jurisdicción de la Policía Bonaerense sin beneficio de inventario. En 2007 estuvo un mes sin operar por falta de indumentaria, situación que pasó desapercibida para la sociedad marplatense, salvo la situación que daban a conocer los medios periodísticos. Un claro ejemplo de que se trata de un grupo que goza de autonomía propia, que se fue deteriorando de manera inconmensurable, hasta convertirlo en un relajo.

Tránsito es una división que perjudica, daña y lastima a la sociedad marplatense en general, y al resto del personal municipal en particular. Es la suma del descrédito.

Ahora frente a la designación del doctor Adrián Alveolite, al frente de un estructura dispuesta a corregir irregularidades, “le hicieron la cama” como se dice vulgarmente, para bloquear sus medidas y poder seguir disfrutando de un descontrol, que obra en beneficio propio.

Dentro del Departamento de Inspección de Tránsito, por omisión, impericia e intencionalidad política de autoridades anteriores, existen códigos no escritos que aumentan las sospechas de un manejo transparente.

Para quienes conocen el paño, no llama la atención cómo un procedimiento y operativo de rutina a cargo de Alveolite, haya generado una retención de tareas. Es un claro mensaje de que no se acepta su autoridad, no existiendo la menor disposición para que se modifique un “statu quo” que lesionarán ingresos por zurda.

El garrón que se come Alveolite, es justo decirlo, es una prolongación de las apetencias políticas del propio intendente Gustavo Pulti, quien como concejal quedó parapetado en negativas propias, de la oposición por la oposición misma. Hoy tiene un problema multiplicado exponencialmente,es como si le fueran estallando las granadas que él mismo fue poniendo en el camino a la intendencia, que hoy ha ganado con el voto de los marplatenses, lo cual no lo exime de sus responsabilidades anteriores. Este sayo el cabe muy bien al intendente.

La intención de los cabecillas de siempre fue tirar a Alveolite a la parrilla, pero fracasó, frente a un claro procedimiento. Su designación ha sido el mayor y mejor aporte, de un cuadro propio de Acción Marplatense, al equipo de gobierno municipal. Lo que no hará Pulti es evitar su despedazamiento cuando las papas quemen, en una lógica mal entendida. Ese puede ser un momento de quiebre.

La mayoría propia en el H.C.D., es un ámbito adecuado para hacer borrón y cuenta nueva, es una oportunidad para la cual hacen falta planificación y estrategia.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Notas relacionadas

“Sería el primero en renunciar ante una irregularidad”
Trabajadores de Tránsito piden renuncia de alto funcionario

3 Comentarios

  1. los corruptos de transito con base en Libertad van por mas, ahora quieren voltear al director Grassi, los unicos que trabajan son los de la base del ACA en la calle Colon. y los de Libertad ya los quieren matar…….

  2. dejate de joder pascual.. si los que denunciaron al alveolite fueron los del ACA

  3. jorge… porque no decis tambien que es la dependencia que mas recauda para la comuna?….pese a esto no tiene presupuesto… el edificio es una vergueza, en el año 2010 hay letrinas en los baños, (de hombres, las mujeres solo tienen uno chiquito que pierde agua por las cloacas) de 4 gruas solo funciona 1… de 70 motos deben andar 30… no hay insumos basicos.. como lapiceras hoyas.. hasta se usa un liro de guardia anillado( algo ilegal).. de todo eso no tienen la culpa los empleados.. y se repite de hace años..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*