Ciudad

“No es posible una democracia sin diálogo”

Familia. Puiggari pidió que se fortalezca el vínculo entre las familias, que están amenazadas por diversos hechos de violencia.
Familia. Puiggari pidió que se fortalezca el vínculo entre las familias, que están amenazadas por diversos hechos de violencia.

Con fuerte llamado al diálogo y al consenso, el obispo de Mar del Plata monseñor Juan Alberto Puiggari participó este miércoles de un ciclo de charlas de extensión cultural organizado por el Shopping Los Gallegos. El presbítero basó sus dichos en el documento firmado por los obispos argentinos, titulado Hacia un bicentenario en justicia y solidaridad (2010-2016).

“No es posible una democracia sin diálogo, no es viable, sin él no podemos encontrar consensos, sin consenso no hay país posible. La Argentina necesita diálogo, lo decimos en todos los niveles: en la familia, en las instituciones, sindicatos, tiene que haber más diálogo en la Iglesia”, dijo Puiggari ante un nutrido auditorio. Y sostuvo que no hay que imponer, sino adoptar la actitud madura del diálogo.

El obispo explicó que la Iglesia apunta para este bicentenario, lograr una patria “sin pobreza y sin excluidos” y señaló que con este objetivo, hay que trabajar “mucho para que esto sea posible”. Explicó que “no se tiene el derecho” a conseguir un país “donde un porcentaje grande no tenga posibilidades de una vida digna”. Y consideró que existe una “gran deuda social”.

Monseñor indicó que uno de los puntos donde se debe basar la recuperación del país es la educación y argumentó que “es más fácil manejar un pueblo que no piensa y que dependa del clientelismo político, y no lo digo con ningún partidismo político, que tener un pueblo educado”. Además, hizo un llamado a la “sincera reconciliación de los argentinos”.

“No es viable un pueblo peleado, que vive de odios, rencores y esto no quiere decir que no haya justicia que sí tiene que haber. Hagamos justicia pero no vivamos de recuerdos y de rencores. Esta es la reconciliación profunda que necesitamos los argentinos, tenemos que apuntar al perdón”, sostuvo a la vez que agregó que se debe trabajar para reconstruir la familia: “no hay sociedad sin familia, no hay Iglesia sin ella. La familia está destruida”.

Puiggari indicó que la vida actualmente está “fuertemente atacada” y detalló: “está fuertemente atacada en el vientre de la madre, en los pobres ancianos que se los mata, y está atacada en los niños, en el alcohol, en la droga y en la pobreza, en la inseguridad. Hay que cuidar la vida”. No obstante se mostró esperanzado al decir que “no hay que ser pesimistas, sino que hay que ser realistas el momento es difícil pero los argentinos, queremos vivir en paz, con sonrisas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*