Arte y Cultura, Variedades

“La Secretaría de Cultura es una bomba que nadie quiere agarrar”

Por Mex Faliero

Lo que ocurrió con el artista plástico José María Casas, conocido como “Two”, fue bastante ridículo: no se pudo anotar en el Salón Municipal de Artes Plásticas debido a que por tener el nuevo DNI no se pudo corroborar que fuera marplatense o no. Ridiculez, sí, pero que una vez que el secretario de Cultura Carlos Rodríguez salió por los medios a culpar al artista antes que a subsanar el error, dejó el campo abierto para que salieran a la luz este y otros desmanejos de la Secretaría de Cultura local. Desmanejos que se observan a simple vista si uno presta atención en cómo se maneja lo cultural en la ciudad, pero que con la palabra autorizada de una persona activa en ese campo como Casas cobran otra relevancia y quedan expuestos de forma lapidaria.

Casas habló con Mdphoy sobre el altercado vivido y sobre las repercusiones que hubo, las cuales incluyeron el pedido de renuncia del funcionario por parte de un amplio sector de la comunidad artística marplatense. Una vez conocido este asunto, fue el sitio 0223.com.ar el que le dio difusión a partir de la palabra del artista, sin embargo Rodríguez adjudicó todo a una confusión del perjudicado y a que no terminó el trámite correspondiente, desconociendo incluso el reglamento para la participación en el Salón Municipal.

Para Casas, esto no es más que una continuidad. Como coordinador de la Semana del Arte Contemporáneo, un encuentro que este año tuvo su tercera edición en la Plaza del Agua, ha sufrido diversas desprolijidades: en la edición 2009 Cultura le quiso cobrar un canon en concepto de luz que en realidad era un dinero que le debían a OSSE, según les comentaron desde la propia Obras Sanitarias; para 2010 se les incumplió con la promesa de pagarles pasajes para un grupo de músicos, dejando los números de la organización en rojo. Y si todo esto les parece mucho, lo de la edición 2011 superó todas las expectativas.

Cuenta el artista que “encaramos el tema por otro lado, fuimos por el lado político y allegados a Pulti se encargaron de gestionar el compromiso de no volver a meter más la pata. Pero no hubo caso. En diciembre se nos confirmó el Colón durante cinco noches para el ciclo de conciertos a realizarse en marzo. A tres semanas, el director del teatro nos llamó para decirnos que extendían la programación de febrero hacia la primera semana de marzo y que no contábamos con el Colón para esos conciertos. Los músicos terminaron tocando en la Sala Nachman, un papelón internacional. No conforme con ello, Cultura nos derivó por el tema de pasajes con la empresa Costera Criolla, que una vez que obtuvo las fotos de sus banners en la inauguración del evento, dejó de cumplir lo convenido y dejó a siete  músicos varados en Retiro. Con el agravante de que al ser fin de semana largo no hubo ni pasajes ni combi que pudiéramos pagar de nuestro bolsillo”.

Ante todos estos desmanejos, Casas ironiza diciendo que “luego de este historial sólo restaba que me dijeran que no soy marplatense… Y lo hicieron”.

-Pasados varios días del incidente con la Secretaría de Cultural local ¿tuviste algún contacto oficial más que las respuestas que hubo a través de los medios?
No, la verdad que no. Recibí solamente un llamado de Mauricio Spil que vino por orden directa de un concejal con el que tengo buen trato y estaba al tanto del tema. El mismo no tuvo nada que ver con la queja formal que presenté por escrito en la Secretaría de Cultura, sino que fue más bien un intento de “contener” y “evitar daños colaterales”. Pero que surgió como iniciativa propia de esta persona que suponía lo que podía llegar a venir, y no como una respuesta de Cultura.

-¿Esperabas tener otro tipo de respuesta? ¿O se dio más o menos lo que imaginabas?
Como siempre en estos temas hay una distancia entre lo que uno espera, y lo que realmente sabe o imagina. Me hubiera gustado otra cosa, pero sinceramente creo que tratándose de quienes se trata no se puede esperar más. A pesar de las diversas agachadas que tuve que sufrir de parte de cultura durante la organización de la Semana del Arte Contemporáneo (SAC), siempre intenté mantener una relación fluida y de respeto en la cual se priorizara el diálogo por sobre el conflicto. Lamentablemente jamás lo valoraron, y jamás pusieron nada de ellos para que esto pudiera ser así.

-¿Cómo viene el pedido de renuncia de Rodríguez? ¿Han avanzado en ese tema? ¿Se han sumado desde otros sectores?
Tuvo una reacción impresionante por parte de la comunidad artística y cultural local. Recibí muchos mails y llamados apoyándome por haberme animado a decir, como me dijo uno de ellos, “lo que todos sabemos y pensamos, pero callamos por miedo”. Entre los llamados y comentarios me enteré que otros artistas habían pasado por la misma situación en la inscripción al Salón Municipal, que algunos tuvieron que ir entre 3 ó 4 veces para poder anotarse, llegando a concurrir con el contrato de alquiler para intentar demostrar dos años de residencia en la ciudad cuando el Artículo 8 del reglamento sólo exigía DNI y currículum. Hubo importantes repercusiones del Museo de Arte en la Pared, el Consejo Municipal de Cultura y el Espacio Arte Galileo, desde los cuales se salió a pedir la renuncia de Carlos Rodríguez con diversos argumentos.

-Además estas cosas sirven para “despertar” otros asuntos…
Sí, también recibí llamados con denuncias sobre otras áreas que dependen de Cultura que escapan al área en la que estoy especializado, entre ellas una muy grave sobre el cierre de la Biblioteca del Museo de Ciencias Naturales y la disminución constante en la cantidad de fósiles de la colección del Museo. Este es un tema muy grave que debería investigarse a fondo. Lamentablemente la gente que está en conocimiento del tema no puede arriesgarse a exponerse por miedo a las represalias.

-¿Cómo era tu vínculo personal con Rodríguez antes de este incidente? Incluso siendo organizador de un encuentro como la Semana del Arte Contemporáneo.
Lo conocí antes de que asumiera porque se presentó en la Feria Internacional de Arte que organizamos en el Sheraton con Diego Carabelli. Allí nos comentó que le interesaba el arte joven y nos vendió un discurso que compramos. Desde entonces tuve diversos cortocircuitos. El primero fue con “Pupeto” Mastropasqua que cajoneó una muestra que habíamos planificado para el Castagnino y contaba con el visto bueno de la dirección de dicho museo y de Rodríguez. El cajoneo fue muy simple: “Pupeto” no dejaba pasar ningún proyecto donde no se pudiera meter la cuchara, y esta Muestra de Arte Joven ya venía armada. Después de cinco meses de cajoneo inventaron el Espacio de Arte Joven en el Centro Cultural Soriano y nos llamaron desesperados a ver si queríamos meter la muestra allí. La inauguración era a tres días del llamado. Realmente el espacio no daba para pinturas de 1,20 x 1,20, y si hubieran mirado el proyecto prolijo que teníamos armado se hubieran dado cuenta.

-¿Y a todo esto Rodríguez qué rol jugaba?
Intenté comunicarme con él para avisarle de la gente que arrastraba de la gestión anterior, y que si no aprovechaba para cambiar las cosas antes de perder el apoyo político se iba a terminar prendiendo fuego por desmanejos ajenos. Este comentario, que ahora me hace sentir bastante estúpido, lo hice en su momento de corazón y de buen tipo. Rodríguez estaba bien reputado, y algunos allegados a mi familia lo tenían en buen nombre. Lamentablemente eligió no aprovechar dicha oportunidad, porque quien recién es nombrado puede hacer cambios. Pero prefirió dejar que “Pupeto” le manejara todo para ahorrarse problemas. Así, poco a poco se fue prendiendo fuego y su gestión terminó en la nada. Simplemente hizo la plancha y ya.

-Cuando la Municipalidad viajó a Colombia para presentarse como sede del IV Congreso Iberoamericano de Cultura, estuvo presente el titular del Emtur, pero no Rodríguez. Estas ausencias se han reiterado. ¿Es por la ineficacia del secretario de Cultura o porque la Municipalidad ve a la cultura sólo como un factor económico y turístico a partir de la generación de eventos?
Creo que por ambas. La gestión de Pulti no ha logrado encontrarle la vuelta a cultura, y la Secretaría es una bomba de tiempo tal que nadie quiere agarrarla aunque se la ofrezcan. Las maneras de Gustavo hacen que, en lugar de limpiar la Secretaría y refuncionalizarla, como no entiende del tema y no tiene gente de confianza para asesorarlo al respecto, se retire y trabaje esos aspectos con los funcionarios de confianza que le han mostrado ser útiles. Es el caso de EMTUR, el cual por su buena gestión ha venido recibiendo asignación de tareas que por sus temas corresponderían a otras áreas. El concurso Nuevas bandas, nueva música, por ejemplo, lo organiza el EMTUR y no la Secretaría de Cultura, decisión bastante sabia ya que de recaer la responsabilidad en Cultura lo más seguro sería un bochorno o un papelón internacional. Es claro que algo no funciona entre Cultura y el Ejecutivo. A su vez durante el Congreso de Cultura para la Transformación Social, Rodríguez y Luis Reales (NdR: director del Teatro Colón) se presentaron ante todos con un discurso muy lindo que dio a entender que para el Iberoamericano iban a abrir el armado y a convocar. Hubo algunas reuniones, se lanzó mucha gente a trabajar y presentar proyectos, y luego de la nada se los dio de baja y canceló a todos por razones presupuestarias. Luego, mágicamente EMTUR toma la posta y aparecen un montón de actividades tipo “show” para entretener al público local, pero que poco tienen que ver con el Congreso en sí. Todo esto se arma con dinero de Cultura Nación, y no ofrece a la cultura de la ciudad la chance de mostrarse al mundo, sino que por el contrario se realizan actividades que tapan la triste realidad de que el Congreso ocurre en la ciudad pero la ciudad no es parte de él. No lo fue ni en su armado ni en su planificación, tampoco en las mesas o temas a debatirse. Y difícilmente lo sea como público, ya que muchas de las mesas exigen requisitos que dejan por fuera a todo el mundo.

-¿La gestión cultural del Gobierno de Pulti es la peor que recuerdes? ¿O hay una continuidad en ese sentido?
Es la peor que recuerde, pero no creo que sea un mérito propio. El desmanejo que vive la ciudad es exponencial en este sentido, y cada gestión que pasa acumula más años de nada, y más muertos en el placard. Existe una continuidad, y es la continuidad de un modelo de gestión cultural único en el mundo. Existen tres modelos posibles: uno en el que el Estado con sus recursos gestiona y produce los contenidos, podríamos llamarlo estatista; otro en el que el Estado compra a privados esos productos culturales, privatista; y un tercero en el que se produce un poco y se compra otro tanto. Mar del Plata no encaja en ninguno de estos modelos. El Municipio pone dinero y recursos en una Secretaría de Cultura que no trabaja,  los actores culturales de la ciudad trabajan y gestionan de manera ad-honoren con el fin de que su ciudad no muera del todo, y luego al pedir la declaración de interés la Secretaría de Cultura mete su logo, aparece para la foto y se lleva los logros. Resumiendo: los que cobran no trabajan, y se encargan de esperar a que otros hagan gratis su trabajo y llenen la agenda cultural de la ciudad.

-¿El silencio oficial no se corresponde con el poco interés de la comunidad marplatense en cuestiones vinculadas con la cultura? Porque a nadie (más allá de los artistas) parece escandalizarle demasiado lo que ha ocurrido.
El silencio es una buena estrategia. Rodríguez debería haberse callado. Al salir al cruce dejó el flanco expuesto para que se lo aniquilara. Más al emitir opiniones que demuestran que ni había leído las bases del concurso. Cuando no hay nada para decir, mejor callarse. En cuanto al intendente dudo que quiera introducir cambios con el Congreso Iberoamericano encima, y justo en año de elecciones. Peor aún, nunca falta el político que cree que introducir un cambio ante un escándalo es debilidad. En cuanto a la sociedad no sé si se escandaliza o no, estos manoseos ya están naturalizados, uno se indigna porque es un tema cultural, pero pasan también en el banco, o en cualquier otro trámite. Sin embargo recibí llamados no sólo de artistas, sino también de gente que no tiene mucho que ver con la cultura pero que vio mi carta de lector en La capital y se molestó muchísimo. Con otra repercusión en prensa quizás hubiera sido distinto.

4 Comentarios

  1. No estaría mal que la oposición aprovechara esta oportunidad para ofrecer alguna propuesta alternativa de trabajo serio, siempre y cuando si lograran subir al poder lo realizaran, algo que no se suele hacer al respecto. Me quedo con lo último: estas cosas no sucederían si la gente no fuera tan pasiva al respecto, escandalizarse en el living es muy fácil, hay que tomar las riendas y llevar el tema a la acción. Soy marplatense y desde hace unos pocos años vivo en La Plata, al llegar me sorprendió el movimiento cultural de esta ciudad y me dió mucha pena pensar que mi ciudad natal tiene grandes proyectos, gente con muchas ganas de crecer y hacer cosas interesantes para la cultura, pero el marco no solo no los ayuda sino que encima los perjudica. Los políticos no pueden estar ajenos al tema y la gente tampoco, saludos!

  2. El problema grave a todo esto es el siguiente: el recambio para Rodriguez en Cultura será Luis Reales (de hecho YA es el sec de Culktura, basta ver las fotos y las reuniones)que está como Director de Colón. lo más graciosos es que Cheppi TAMBIEN lo nombra al hiperkirchnerista Reales para Cultura!!!!!!!
    Si el que gana, ya sea Pulti o Cheppi, no se animan a hacer un cambio audaz en el tema (audaz en cuanto a la gente que tienen que designar), la cultura seguirá muriendo en nuestra ciudad.

    Con respecto a este plástico Casas, mmmmmmmmm, me parece un poco tarde las denuncias y huele todo a muchas ganas de ser funcionario….

  3. EN EL CONGRESO IBEAROAMERICANO DE CULTURA LOS UNICOS QUE GANAN SON LOS MISMOS DE SIEMPRE: pABLO BALDINI CON SU EMPRESA NA 8ETERNA GANADORA DE KICITACIONES PARA COSAS QUE DEBERÍA HACER EL MUNICIPIO CON LO PROPIO)Y EL GALLEGO IGLESIAS,

  4. Al señor Aldrey Iglesias debemos agradecerle que aun haya alguna actividad en la ciudad. Si no fuera porque necesita meter gente en el provincial o en el Hermitage aquí no pasaba nada. Nacion y Proviencia mandan eventos y guita para poder llenerle los hoteles al gallego!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*