Deportes, Fútbol

¿Su realidad?

Golpe letal. Que volvió a retrotraer las dudas en un equipo que todavía no se halla. Parecía haber encontrado su verdadera identidad en los últimos dos partidos con el triunfo 2-1 a Grupo en Tandil y el injusto 0-0 ante Liniers en el Minella (le generó 15 situaciones de gol).
Pero anoche en el José Buglione Martinese pasó lo contrario. En todo sentido. Actitud, ordenamiento táctico, despliegue futbolistico y demás. Fue desbordado por completo ante Racing de Olavarría durante la primera parte. Tal vez el tempranero 1-0 antes de los 5′ habrá influido. Pero en todo este período las cuantiosas acciones ofensivas locales culminaron en posición de gol (10 en total de sumo riesgo). Cristian Pereyra desequilibró en todo momento y recibió el acompañamiento de toda una estructura sólida equipista, que jugó con verticalidad y dinamismo, aprovechando todo el campo de juego y, sobretodo, las enormes falencias del equipo marplatense.
Fue 3-0 para el “Chaira” merced a una tarea incomensurable del arquero Leandro Evangelisti. Eso lo dice todo.   
A los 2′ Cristian Pereyra avisó tras el corner desde la derecha que bajaron sobre el segundo palo y el ex Alvarado conectó de cabeza en la boca del arco, pero Gómez salvó en la línea de meta. Dos más tarde, el tiro de esquina desde la izquierda por Cañete con zurda, fue anticipado por Martens, se desvió en García Lorenzo y Uranga, sacó máximo usufructo del rebote y definió con derecha sobre un costado de Evangelisti para el 1-0.
Alvarado recién sobre los 14′ tuvo la primera intimidación sobre el arco de Senzacqua, tras un remate de sobrepique con derecha por Christovao desde 25 metros que, tras una parábola, pasó a centímetros del palo izquierdo. Pero a los 18′, Scaserra desequilibró por derecha ante Fernández y saco un potente disparo con derecha que Evangelisti debió sacar esforzado arriba a su izquierda. A los 28′, el golero del “Torito” y la fortuna evitaron el segundo tanto chaira. En la primera acción, Leandro sacó espectacularmente por arriba del travesaño un zurdazo de Vitale desde afuera, luego de un despeje defensivo. En el corner consecuente, Ortíz quedó sólo junto al palo izquierdo debajo del arco, pero conectó con zurda de aire por arriba y la mandó a la tribuna. Otra vez Pereyra quedó frente al arquero tras el yerro en el despeje por Díaz Rodríguez, Cristian la picó estupendo, pero el palo izquierdo interfirió. Minutos después, Vitale remató con derecha a la carrera dentro del área ante Gómez y el balón se durmió en la parte externa de la red. Segundos después, el hombro izquierdo de Evangelisti tapó el disparo de Uranga a quemarropa.
Casi por decantación, Cristian Pereyra marcó 2-0, luego de una jugada colectiva chaira, que comenzó desde un lateral sobre la izquierda en el mediocampo y la tardía marca marplatense. Scaserra por derecha desbordó e ingresó al área y asistió para el toque de cabeza del “Tanque” en soledad debajo del arco.
Aunque en el complemento Alvarado, con Trejo en cancha, se mostró más adelnatado en el campo, sobre los 7′ Scaserra desnudó las mimas falencias del visitante, tras un magnifica individualidad sobre banda derecha, al eludir “como conitos” a cuatro rivales en 50 metros y enviar el centro sobre línea de fondo que restó Pautasso fortuitamente. A los 9′, Trejo jugo corto un tiro libre desde borde derecho y González le pegó desde puerta del área con derecha potente, por arriba del horizontal. Pero a los 18′ otra vez Scaserra aprovechó los espacios y con una vertiginosa diagonal de la derecha hacia el medio, encontró el espacio para ejecutar un zurdazo resante que controló atento Evangelisti.
A los 27′ García Lorenzo se proyectó por izquierda y mandó un centro preciso que Cayumán, sólo pero errático, cabeceó desviado del porte zurdo. Dos más tarde, el árbittro cometió un grosero error al sancionar la mano de Santellán tras el centro de García Lorenzo, pero mediante apreciarla fuera del área cuando claramente fue dentro.
A los 39′, el mejor jugador por lejos de Alvarado, Evangelisti sacó notable a contrapierna, un tiro libre de Vitale que se metía sobre el ángulo superior derecho. Pero hacia los 46′, Diego Cañete fue habilitado en soledad sobre la derecha, cambió de ritmo e ingresó al área, para luego enganchar con estilo y definir abajo junto al palo derecho para el 3-0 rotundo. Ya en tiempo de descuento, Rodrigo Trejo no pudo usufructuar al penal que Ranelli le cometió infantilmente a Mc Coubrey. Su disparo con zurda rebotó en el palo derecho y luego Cayumán definió desviado sobre la misma punta.
Otra derrota que duele para Alvarado, porque más allá de la misma, el equipo volvió a la magra imagen de otrora. Las desacoples y las dudas en función de equipo persisten, pese al veranito de los anteriores dos cotejos.

Síntesis:

Racing (O) _  3

Gabriel Senzacqua; Darío Santellán, Juan Pablo Ortíz, Cristian Di Pangrazio y Matias Ranelli; Scaserra, Leonel Martens y Leonardo Vitale; Fernando Navas; Cristian Pereira y Martín Uranga.

DT: Hugo Tenaglia

Alvarado _ 0

Leandro Evangelisti; Nicolás Colaneri, Ramiro Díaz Rodríguez, Facundo Gómez, Sebastián Fernández; Nicolás Pautasso, Gabriel Christovao y David García Lorenzo; Emanuel González; Pablo Wirsch y Mariano
Mc Coubrey.

DT: Roberto Oliver

Goles en el PT: a los 4′ M. Uranga (R) y 45′ C. Pereyra (R).
Goles en el ST: a los 46′ D. Cañete (R).
Cambios: en el ST, R. Trejo (4) por S. Fernández (A); a los 15′ Cayumán (5) por Wirsch (A); 22′ I. Burgos por González (A); 30′ Chevrot por Scaserra (R); 41′ D. Cañete por C. Pereyra (R) y 44′ C. Tavaré por Uranga (R).  
Incidencias: en el ST, a los 49′ R. Trejo ejecutó un tiro libre penal en el palo (A).

Árbitro: José Paredes.

Estadio: José Buglione Martinese, Olavarría.

 Por Marcos Buenaventura

Los comentarios están cerrados.